Berlín prohíbe manifestaciones contra de las medidas gubernamentales para combatir el COVID-19

Las autoridades de la capital alemana prohibieron varias manifestaciones planeadas para este fin de semana en contra de las medidas gubernamentales para combatir la pandemia de COVID-19.


Manifestación anticoronavirus en Berlín, primero de agosto.

Las autoridades berlinesas responsables argumentaron este miércoles (26.08.2020) que los manifestantes probablemente no cumplirían las medidas de distanciamiento social para evitar la expansión del nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

Como ejemplo, mencionaron las protestas del pasado primero de agosto en las que muchos de los cerca de 20.000 participantes habrían ignorado conscientemente las medidas de higiene, negándose, por ejemplo, a usar mascarillas.

El responsable del Interior de la ciudad-estado de Berlín, Andreas Geisel, anunció un amplio operativo policial en caso de que llegue a haber aglomeraciones de manifestantes, pese a la prohibición.

"No aceptaré que los negacionistas del coronavirus, extremistas de derecha vuelvan a usar a Berlín como escenario", señaló, y agregó que el "Estado no se deja engañar". Geisel también exhortó a todos los ciudadanos demócratas a distanciarse de este tipo de eventos.

En el pasado, Berlín ya prohibió dos manifestaciones en el marco de la pandemia.

La gran aspiración del jeque Mohamed Bin Zayed


Mohamed bin Zayed, en Nueva Delhi en 2017.

Emiratos Árabes Unidos (EAU) va a ser el destino estrella de la gira que el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, realiza esta semana a la región con dos objetivos: mostrar el respaldo de Washington al acuerdo de normalización de relaciones del país del Golfo con Israel e intentar que otros vecinos se sumen al pacto. No parece fácil. El paso dado por EAU es fruto de una política exterior independiente y osada, que rompe el estrecho y anquilosado corsé árabe. Para sus líderes, la causa palestina es un factor secundario; lo que buscan es reforzar sus alianzas, en la región y con Estados Unidos, con el fin de consolidar su influencia y asegurar su economía ante la depreciación del petróleo.

EAU no es el único país de la península Arábiga que comparte con Israel el recelo hacia Irán y el islam político, en general. O que ha establecido contactos comerciales discretos con el Estado judío durante las últimas dos décadas. Sin embargo, ha sido el primero (y de momento el único) que se ha atrevido a quebrar el consenso árabe de que las relaciones diplomáticas con Israel dependen de la fórmula de los dos Estados (Iniciativa saudí de 2002). La decisión responde sobre todo a sus intereses.

“Hemos llegado a la conclusión de que, cada vez que hay una crisis regional, si tienes puentes y contactos, eres más importante e influyente”, admitía el ministro de Estado de Asuntos Exteriores emiratí, Anwar Gargash, durante una intervención para explicar el acuerdo con Israel. Según el ministro, “la retórica de Irán y su actitud agresiva en la zona a lo largo de los años han hecho posible pactos así (…) al cambiar el sentir de la región”. Sin embargo, negó que el pacto sea un frente contra la República Islámica. “Se trata realmente de Emiratos Árabes Unidos y su futuro, de apoyar la solución de dos Estados [en el conflicto israelo-palestino]”, aseguró.

Algunos analistas cuestionan ese último punto. “Sería de esperar que EAU hiciera una mayor presión sobre Israel para que negocie en serio con los palestinos la creación de su Estado, pero la cuestión palestina es secundaria para ellos”, señala un embajador occidental que sirvió en Abu Dabi. El pacto, bautizado como Acuerdo Abraham, subraya además la antipatía común hacia la alianza islamista suní que promueven Turquía y Qatar.

El jeque Mohamed Bin Zayed, gobernante de hecho de EAU en tanto que príncipe heredero de Abu Dabi (el principal emirato de la federación), aspira a convertir su país en un referente para el mundo árabe y más allá. Desde que tomara las riendas del poder, alienta un nacionalismo que compensa la escasa demografía del país y su falta de libertades políticas, con la promoción de la diversidad étnica, la tolerancia religiosa y los lazos económicos y culturales. MBZ, como se conoce al mandatario por sus iniciales, imagina el futuro de Emiratos como un centro regional de desarrollo científico y tecnológico. De hecho, ya se ha convertido en el primer país árabe en construir una central nuclear y este verano ha enviado una sonda a Marte.

Ese marco es el que ha preparado el camino para la normalización con Israel, con un goteo de pasos que han ido desde la participación de atletas israelíes en competiciones deportivas internacionales celebradas en Emiratos, hasta la apertura de una sinagoga y un restaurante kosher en Dubái. Mientras, de forma más discreta se establecían relaciones con empresas de israelíes que han ayudado a desarrollar un amplio sistema de seguridad que las organizaciones de derechos internacionales califican de Estado policial.

“Emiratos ve en Israel un país pequeño y con poca población que ha sido capaz de prosperar en un entorno difícil apostando por la tecnología y en buena medida ve un modelo de lo que quiere alcanzar”, interpretan fuentes diplomáticas europeas. “El plan Kushner les ha venido como anillo al dedo”, añaden en referencia al proyecto alentado por el yerno y consejero del presidente de EE UU, Donald Trump, y del que el Acuerdo Abraham es el único resultado tangible hasta ahora.

Los beneficios para Emiratos, más allá de la cooperación tecnológica y comercial que se publicita estos días en la prensa local, son políticos. Aunque ha permitido que Trump se apunte el tanto a dos meses de las elecciones, el paso dado por Abu Dabi también satisface a los demócratas y ayudará a mejorar las relaciones con los legisladores críticos de la intervención militar emiratí en Yemen o Libia. Además, Gargash ha pedido a Israel retirar “cualquier obstáculo” para que EE UU les venda los aviones de combate F-35, algo bloqueado hasta ahora por el compromiso de Washington de mantener la “ventaja militar cualitativa” de Israel.

Más allá de que la eventual negociación para su venta y la entrega pueden llevar años, no parece que se trate de un asunto central del pacto. “¿Los F-35 le servirían en un enfrentamiento con Irán?”, se pregunta escéptico un observador europeo. En su opinión, lo que MBZ ha conseguido es que EE UU deje de presionarle con Qatar (“la enemistad con los Al Thani es visceral y no tiene arreglo”, asegura) y poder gestionar su relación con Irán de forma independiente.

De hecho, Abu Dabi ya empezó a recalibrar su estrategia de seguridad el año pasado tras la tibia reacción estadounidense a los ataques contra varios petroleros anclados frente a las costas emiratíes y contra instalaciones petroleras saudíes. Desde entonces, y al margen de la retórica, ha abierto canales con Teherán para evitar una escalada. “A pesar de su preocupación por las ambiciones nucleares y regionales de Irán, se trata de un vecino con el que no quiere tener problemas que frenen sus objetivos de desarrollo”, constata el interlocutor.

La campaña de Trump pone en valor sus éxitos en economía, política exterior y sus definiciones en política migratoria

La Convención Republicana enaltece la figura de Trump en la Casa Blanca
Los republicanos dibujan a un presidente efectivo en la dirección de la economía, la política exterior y la inmigración de EE UU

La primera dama, Melania Trump, y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, tras el discurso en la Convención Nacional Republicana, este martes, en la Casa Blanca.


La Casa Blanca y Donald Trump han sido los protagonistas en la segunda noche de la Convención Republicana. La cita estuvo marcada por las apariciones del presidente de Estados Unidos desde la residencia en la Avenida Pensilvania: entregando el perdón a un exconvicto o celebrando la ceremonia de naturalización de cinco extranjeros. El mensaje de que Trump ha gobernado con éxito y ecuanimidad –evitando todos los incidentes cuestionables– ha sido el sello de casi todos los discursos de la noche. El escenario recurrente dejó de ser un podio en un auditorio vacío para, incluso, dejar ver a un nutrido grupo de seguidores y colaboradores del presidente en el Jardín de las Rosas escuchando la intervención de la primera dama, Melania Trump.

La esposa del presidente de EE UU ha dado un discurso en el que de entrada ha reconocido que los estadounidenses se han enfrentado duramente a la pandemia del coronavirus. “Sé que mucha gente está ansiosa y se siente indefensa. Quiero que sepan que no están solos”, dijo. El breve y empático gesto de la primera dama ha sido uno de los pocos que se ha escuchado durante la Convención Republicana, cuando los muertos por la enfermedad ya alcanza los 178.000 muertos y acumula más de 5,7 millones de casos. Melania Trump ha evitado atacar a los demócratas y ha descrito a su marido como “un político inusual que demanda acciones”.

En eso también ha coincidido con el secretario de Estado, Mike Pompeo, que contra todos los pronósticos y objeciones ha enviado un discurso grabado desde Jerusalén, donde se encuentra de gira. Una regla no escrita es que el encargado de la cartera de Exteriores no se posiciona políticamente para evitar afectar su trabajo internacional. Pompeo, sin embargo, aprovechó la ocasión para destacar las políticas de Trump en contra de China y también la disolución de los que llamó “un desastroso acuerdo nuclear con Irán”. También destacó el papel de Estados Unidos en la OTAN y que Trump se ha asegurado de conseguir la paz en Oriente Próximo con el histórico acuerdo entre Israel y Emiratos Árabes Unidos. “Un acuerdo del que nuestros nietos leerán en los libros de historia”, dijo.

En la Cámara de Representantes algunos legisladores han protestado por la participación de Pompeo en la convención. El congresista demócrata Joaquín Castro, líder del comité de Asuntos Exteriores, ha asegurado que el discurso del secretario de Estado es “altamente inusual, sin precedentes y probablemente ilegal”. El Departamento de Estado ha asegurado a Reuters que para el mensaje de Pompeo no se utilizaron recursos públicos y realizó en el tiempo de descanso del secretario.

El enaltecimiento a la figura de Trump como presidente ha pasado por la economía, la política exterior, el debate racial e incluso la inmigración. En un montaje inusual para la convención de cualquiera de los dos partidos, el presidente ha celebrado una ceremonia para naturalizar a cinco extranjeros como nuevos ciudadanos estadounidenses, a pesar de ser el presidente que más ha endurecido las medidas de inmigración y ha aumentado las deportaciones de inmigrantes. “Ellos siguieron las reglas”, ha dicho tras entregarles su certificado de ciudadanía. Un escenario poco creíble cuando, unos minutos después, su hijo Eric Trump acusó al demócrata Joe Biden de prometer “amnistías para inmigrantes ilegales”.

Turismo mundial: peligran 120 millones de puestos de trabajo




Peligran 120 millones de empleos en el turismo


 

 El impacto del coronavirus en el turismo fue "devastador", reveló hoy Naciones Unidas, al precisar que, en los primeros cinco meses de 2020 las llegadas de turistas internacionales cayeron en más de la mitad, y se estima que se han perdido 320 mil millones de dólares en ingresos.


Un déficit que ha repercutido directamente en uno de los sectores económicos más importantes del mundo (7% del comercio en 2019), que emplea a una de cada diez personas en planeta y que proporciona medios de vida a cientos de millones de personas.
Los datos de la Organización Mundial de Turismo de Naciones Unidas muestra que están en riesgo de 100 a 120 millones de puestos de trabajo en el sector.
Y la Conferencia de Naciones Unidas sobre comercio y desarrollo prevé una pérdida del 1,5 al 2,8% del PIB mundial.


Muchos de los trabajos en la industria del turismo se encuentran en la economía informal, pequeñas y medianas empresas que emplean alto porcentaje de mujeres y jóvenes que están entre los de mayor riesgo por el impacto del coronavirus.
"Si bien la crisis ha sacudido fuertemente las economías desarrolladas, hizo precipitar a los países en vías de desarrollo, en particular, muchos pequeños Estados insulares en vías de desarrollo y Países africanos, en una verdadera emergencia", advirtió el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres.


Para las mujeres, las poblaciones rurales, los pueblos indígenas y muchos otros grupos históricamente marginados, el turismo, subrayó la ONU, es un motor de integración, empoderamiento y generación de ingreso.
El sector también es una herramienta esencial para la conservación del patrimonio natural y cultural.


La disminución de los ingresos provocó un aumento de caza furtiva y destrucción acelerada del hábitat y en alrededor de áreas protegidas, mientras el cierre de muchos sitios del patrimonio mundial privó a las personas de los medios de subsistencia de la que tanto necesitan.
Por lo tanto, Naciones Unidas invocan imperativamente una reconstrucción del sector, pero que debe hacerse de una manera "segura y justa, y no debe tener un impacto en el clima", dijo Guterres quien ha elaborado una lista de prioridades para mitigar el daño socioeconómico de la crisis y permitir que el turismo recupere su puesto como creador de empleo.
Se trata de fortalecer la resiliencia de toda la cadena turística, de optimizar el uso de tecnologías en la industria, promover la sostenibilidad y crecimiento verde, y facilitar la creación de alianzas para que el turismo contribuya más allá del logro de los objetivos de desarrollo sostenible.

China mira a Europa con un plan de cooperación economía y sanitaria

 

Mientras que Estados Unidos se concentra en las elecciones presidenciales de noviembre 2020, China se concentra en recomponer su imagen y los lazos con sus otros socios comerciales que se vieron dañados con la llegada de la pandemia. Es así que canciller chino Wang Yi emprende su viaje a 5 países de Europa para intentar volver a acercarse a Occidente justo cuando las relaciones con Estados Unidos están más tensas que nunca.


"Wang Yi, tiene previsto visitar Italia, los Países Bajos, Noruega, Francia y Alemania del martes al 1 de septiembre. Se trata de la primera visita de alto nivel de China al extranjero por parte de funcionarios desde que COVID-19 fue puesto bajo control en China", publicó este martes 25/08 el diario oficial del Partido Comunista Chino: Global Times. Esto deja en claro que Xi Jinping no tiene tiempo que perder mientras el presidente Donald Trump está preocupado por salvar su campaña política y que Europa es el socio comercial que todos buscan.

Desde que estalló la pandemia del coronavirus las relaciones comerciales se vieron dañadas, teniendo en cuenta que la pandemia provocó bloqueos en el transporte aéreo y marítimo, lo que en consecuencia llevó al mayor colapso en los últimos 20 años en cuanto a los flujos comerciales. Recordemos que esto ya estaba debilitado anteriormente con las tensiones comerciales y nuevos aranceles propios del conflicto entre China y Estados Unidos. Es por eso que ahora es momento de volver a reestablecer lazos.

Es así que el viaje del diplomático chino tiene como objetivo combatir el coronavirus y por supuesto hacer una reconstrucción económica. Teniendo en cuenta que estos dos puntos son los que hoy más preocupan al mundo. Si bien China comenzó a recuperarse de las consecuencias del coronavirus, Europa es cauteloso con respecto a la reapertura económica y la posibilidad de un rebrote. Aunque esto no quita que se acerque a Xi Jinping como ya lo venía haciendo antes del virus.

Sin embargo no todo será tan simple para el mandatario chino teniendo en cuenta que todavía están bajo el escrutinio del mundo por el estallido de la pandemia en su territorio. Y por supuesto a esto se le suma el hecho de que los grandes líderes europeos como Angela Merkel, Emmanuel Macron y Ursula von der Leyen dudan sobre el creciente nacionalismo chino. Aunque del otro lado del mapa llega otro enemigo de la globalización: Donald Trump quien hasta decidió cortar lazos con la Organización Mundial de la Salud.

Las relaciones entre Europa y los Estados Unidos de Trump son tensas desde principios de su mandato en 2016. Aunque todo fue más difícil cuando ocurrieron los enfrentamientos con Irán a principios de 2020, la decisión de retirar las tropas de Alemania y por supuesto la salida del Acuerdo de París en cuanto al cambio climático. Todas premisas que definen la razón principal de la Unión Europea y que intentan defender a capa y espada sobre todo en estos tiempos de amenaza. Es por eso que esta es la oportunidad de Xi.

"Además, ambas partes promueven la diversidad de civilizaciones,globalización y multilateralismo", explican desde el Global Times enumerando porqué es necesario una cooperación entre China y Europa. Casi como si fuera una publicidad y obviando los objetivos de superioridad y dominación del mandatario chino. "En este caso, China y Europa han formado enormes intereses comunes y se vuelven cada vez más interdependientes. Esto contrasta con el unilateralismo y proteccionismo de Estados Unidos, que claramente decepciona al mundo", continúa con un golpe directo a la Casa Blanca de Trump.

Berlin ya no es una ciudad barata, sigue siendo "sexy", y la pregunta es si será verde: si pasará del Rotes Rathaus al Grünes Rathaus.

Ramona Pop

 

«Berlin ist arm, aber sexy”, la mítica frase del no menos mítico Klaus Wowereit, alcalde de Berlín entre 2001 y 2014, no representa más la realidad de la capital alemana. Por primera vez en la historia, el PIB per cápita de Berlín se sitúa por encima de la media del país. Se percibe en la calle. La ciudad explota.

Como cuentan en este artículo del periódico Die Welt, Berlín era la única gran metrópoli de un país industrializado cuyo economía retrasaba el crecimiento a nivel nacional. Pero las cosas han cambiado. Los datos de 2019 indican que el PBI per cápita berlinés es de 42.000 euros, mientras que el de toda Alemania es 41.400. Berlín no llega a los 66.879 euros de la rica región de Hamburgo, pero se puede decir que, en los últimos años, está tirando para arriba  la economía del país.

Ningún Estado federado alemán ha crecido como Berlín tras la crisis financiera. Entre 2009 y 2019, el mercado de bienes y servicios de la capital aumentó en un 54%. Este crecimiento está evidentemente ligado al de la población, que en ese periodo ha aumentado en 400.000 personas. El 80% de los recién llegados son extranjeros. Es obvio que el boom berlinés no se entendería sin la contribución de trabajadores de otros países. Tampoco sin las necesidades de vivienda que tienen estas personas.

Y aquí vuelve Wowereit a la historia. Allá por 2013 comenzó una campaña animando a los berlineses a comprar su propia vivienda, en lugar de mantener la tradición de alquilar. Una ciudad en permanente construcción, como la berlinesa, no necesitaba muchas más razones para el boom inmobiliario, pero el entonces alcalde legitimó ese cambio de modelo, que ha contribuido al crecimiento económico y del empleo en la ciudad, pero también a la pérdida de parte de su identidad y a la expulsión de muchos inquilinos de sus barrios. La imparable gentrificación berlinesa, que deja heridos a su paso.

Al boom de la construcción se suma la transformación de Berlín en capital de las Startups, que en los últimos años han recibido una lluvia de financiación por parte de los sectores privado y público, así como el auge del turismo, con el récord de 14 millones de turistas en 2019. No por nada, el sector servicios representa el 86% de la economía berlinesa.

En octubre de 2021 habrá elecciones en Berlín y sabemos, al menos, dos cosas: que el actual alcalde, Müller (SPD), no se presentará a la reelección y que Ramona Pop (Grüne), Senadora de Economía, Energía y Empresas, podría ligar su imagen a la del crecimiento económico de la ciudad. De hecho, a la información del Die Welt que da contexto a este post, llegué a través de un tuit de la líder de Los Verdes: «Ningún estado federado ha logrado, desde la crisis financiera, un crecimiento económico como Berlín. Se lo debemos al espíritu innovador y la creatividad de los berlineses. Berlín es fuerte en los sectores del futuro.»

Un mensaje que podría pertenecer al líder de la CDU o del FDP, pero que nos hemos acostumbrado a escuchar en boca de una dirigente ecologista. Pop conoce bien su ciudad y sabe que Los Verdes deben ampliar sus públicos, para tener opciones de ganar las próximas elecciones y ser la primera alcaldesa del Berlín reunificado. Si logra combinar su perfil económico con los valores clásicos de su partido (ecologismo, justicia social, políticas de familia, integración de emigrantes), tiene muchísimas opciones de convertir al Rotes Rathaus en el Grünes Rathaus.

La última encuesta (INSA, 15.07) dibuja un escenario con la CDU (actualmente en la oposición) como primera fuerza, Los Verdes y Die Linke pisándole los talones y el SPD cayendo a la cuarta plaza, después de ser primero en 2016. El resultado será muy ajustado y cualquier error se pagará caro. La campaña electoral será decisiva y es ahí donde Los Verdes muestran siempre más debilidades. Si Ramona Pop logra vincularse al crecimiento de la ciudad, atribuirse políticamente parte de ese éxito colectivo, estará más cerca de hacer historia.

Rubén Weinsteiner


Construcción y acumulación de valor de la #MarcaPolítica en el #VotoJoven



Rubén Weinsteiner


El valor de una marca política en los segmentos jóvenes, lo podemos pensar a través de la promesa de la marca política, en función del grado de utilidad o aptitud para alinearse con la emocionalidad, deseos y miedos, evaluando su potencial aspiracional, la competitividad para satisfacer deseos y necesidades, solucionar problemas o proporcionar bienestar, placer o deleite, la capacidad de plantear batallas contra poderes importantes, y con final abierto que la marca plantea como necesarias, los permisos que dejaran atrás prohibiciones o imposibilidades, y fundamentalmente a través de la dimensión del desafío que propone como Reason Why (para qué).

Por Rubén Weinsteiner

En algunos casos el candidato portador de la marca política ya ha tenido la posibilidad de mostrarse en gestión, desempeñándose en el cargo para el cual se postula, o uno similar y donde se plantea como promesa de la marca un despliegue renovado, posición que entraña escenarios nuevos, ponderados por el desgaste, entropía y homeostasis de la marca política.

En muchos casos no hemos visto al candidato ejerciendo la función para la cual se postula, ni siquiera similar.

En los casos donde el político ya hubiera desempeñado algún cargo, pero no al que se aspira, podemos hablar de referencias valorativas relativas, pero de todas formas no es lo mismo, por ejemplo, ser diputado que gobernador o ser intendente que presidente. Ni desde la valoración funcional, ni desde la realidad mediatizada. En Argentina se constituyó un relato por el cuál, De la Rúa había sido un excelente intendente. Quizás relatar una buena gestión en la presidencia, cuando no la es, sea más complicado.

En términos comerciales la marca política en muchos casos, es “adquirida” y “pagada” sin que nadie pueda dar referencia del valor de la misma, para la función para la cual fue elegida.

Podemos hablar de valor de la marca política, siempre que tengamos en cuenta la dinámica de los anclajes, la entropía y la homeostásis, resignificaciones, y cambio de paradigmas de la marca.

Las marcas políticas construyen y acumulan valor. Ese valor está siempre ponderado y definido por el anclaje específico temporario y dinámico de la marca.

Como ejemplo, en 1998 Eduardo Duhalde era para muchos, un barón del conurbano con vínculos con el narcotráfico, un político mafioso y un exponente de lo peor del peronismo, el valor de su marca política, estaba signado por ese anclaje.

En los focus group de la campaña presidencial, aparecía el anclaje “narco” recurrentemente, frente a un De la Rúa que representaba “el cambio”.

En 2003 Duhalde era para la gran mayoría de los argentinos, un estadista, un piloto de tormentas, un hombre mesurado, inteligente, un tiempista, y alguien que seguramente pasaría a la historia como un gran presidente, que sacó al país de su peor crisis. El valor de su marca política, estaba atravesado por ese anclaje emocional, de alguien dotado de sabiduría, que daba seguridad, protección, y bienestar.

En 2006 Duhalde era para muchos un barón del conurbano, vinculado con factores del narcotráfico, un político mafioso y un exponente de lo peor del peronismo.

El valor de la marca cambió, su anclaje cambió, sin embargo, no fueron muchos ni significativos los cambios que realizó Duhalde en su despliegue discursivo, o en su vida adulta mayor. Cambió el anclaje de su marca política, por lo tanto el valor de su marca se vio modificado, y las percepciones y los significados que pasó a proyectar esa marca fueron otros.

El valor de una marca política en los segmentos jóvenes es la base sobre la cual se construye la promesa de esa marca para sujetos políticos que valoran la autenticidad por sobre la impostura, que barometrizan la cultura que viene.

El valor de una marca política en los segmentos jóvenes, esta dado por:

A) Visibilidad y reconocimiento

B) Nivel de compromiso que genera

C) Lealtad. “Love Brands”, “Love Marks”.

D) Atributos positivos aspiracionales

E) Nivel de autenticidad “unplugged”

F) Links de la marca

G) Valoración en la tribu y fuera de ella de la marca política

Esta “caja de herramientas” para la construcción de valor de una marca política en los jóvenes requiere de la recolección de insumos esenciales para el análisis y la elaboración de un plan de construcción de valor de marca.

Para obtener información cuantitativa y cualitativa importante para el desarrollo de una estrategia de valor de marca política en los segmentos jóvenes, hace falta y en tiempo real, buscar, hurgar, investigar, en las heridas abiertas, los miedos, los permisos denegados, las ambiciones, las aspiraciones obturadas, los relatos ocultos y las angustias de los jóvenes. Buscar entre las necesidades emocionales, los deseos y los problemas de sujetos de elección más complejos y sofisticados que los mayores de 35.

Estructura del valor de una marca política en el voto joven:

La estructura de valor de la marca política, es la base de la cual se parte para construir la promesa de la marca política. Es a partir de allí que se van construyendo los atributos que satisfarán los deseos y necesidades de los jóvenes.

El valor de la marca política, construye los atributos, y los atributos plantean los beneficios.

Por ejemplo la marca 3M, tiene como valor mejorar, de manera ingeniosa, creativa y divertida, la vida de la gente. Uno de sus atributos, es la especialización en adhesivos. Un beneficio que viene a lidiar con deseos y necesidades es el Post it, esos papelitos que usamos para pegar y despegar de papeles y pizarras.

Los votantes no recorren este camino, para ellos lo importante es el Post it, los beneficios, las soluciones, las promesas de la marca.

Pero para poder construir y comunicar esa promesa de beneficios y soluciones, que se hagan cargo de los deseos y necesidades, necesitamos identificar, reconocer y pensar el valor de la marca política, a través de sus fundamentals.

a) Visibilidad y reconocimiento: Sin visibilidad y reconocimiento no hay valor, y no hay posibilidad, por parte de la marca política, de acumular poder y potencialidad de marca política. Para la construcción de ese reconocimiento hace falta

1) Ubicuidad: estar donde están los jóvenes

2) Consonancia: hablar de lo que les importa

3) Repetición: Reiterar los contactos entre marca política y objetivos

b) Nivel de compromiso que genera, grado de utilidad o aptitud para alinearse con la emocionalidad, deseos profundos y miedos. Desafío que propone como “Reason Why”. La fortaleza del vínculo en términos del compromiso con la marca, se convierte en continente de uno de los factores más importantes en la estructura de acumulación de valor de la marca política en el voto joven; las experiencias compartidas.

c) Lealtad. “Love Brands”, “Love Marks”. Lo que hace que a pesar de las dificultades, contradicciones, críticas de propios y extraños, y “sapos” que se deban tragar, el sistema de preferencias se mantenga inalterable en función de la elección, más allá de el endurecimiento o debilitamiento del voto.

d) Atributos positivos aspiracionales, competitividad para satisfacer necesidades, solucionar problemas o proporcionar bienestar, placer o deleite. Poder verse en otro lugar, que es el que proyecta la marca política.

e) Nivel de autenticidad, marcas políticas “unplugged”

Las marcas políticas y corporativas se vuelven mucho más eficaces a la hora de ocupar el imaginario de los microsegmentos jóvenes, colonizar subjetividades, y sujetar a los sujetos de elección, si exhiben su versión unplugged.

En los diferentes públicos jóvenes, las marcas políticas, que “hacen playback”, que solo mueven los labios, suenan cada vez lejanas, artificiales, “gatos”Y “caretas”.
La identificación, en los públicos jóvenes está apoyada en el clivaje autenticidad-impostura. Gato no gato, lo autentico y lo artificial. La otredad es la impostura, los que dicen una cosa pero son otra. Contra eso, se plantea un modelo normativo de autenticidad, sencillez y transparencia. No ser “careta”, no ser “gato”, no ser “trucho”, ser o en realidad parecer verdadero y transparente.

Es difícil identificarse con algo “perfecto, las imperfecciones, lo real, la emergencia de las imperfecciones, limitaciones y zonas oscuras, acercan al votante joven a la marca política y facilitan su identificación.

Esta artificialidad e impostura, establece una barrera entre las marcas políticas y los votantes que impide la construcción de un vínculo emocional eficaz, de una positiva empatía e identificación y de establecer compromisos emocionales y de acción.

En los microsegmentos jóvenes, lo unplugged es esencial. Los tweets se mandan sin pulirlos, los sms se escriben acortando palabras, con errores de tipeo, sin revisarse ni refinamiento literario, los videos mas virales de You tube no llevan mucha edición.

e) Links secundarios de la marca: toda marca tiene links en su núcleo de anclaje, que remite a lo más esencial y presente, pero también tiene links asociados a la misma, y links periféricos.

Si hablamos de la marca Maradona, se nos dispara, Fiorito, Argentinos Juniors, Boca, el gol a los ingleses, pero también se nos dispara, Dalma y Giannina, el Napolí, drogas, doping, y también, “Te espero en Segurola y Habana” “se le escapó la tortuga” o “Pelé debutó con un pibe”.

Estos links asociados y periféricos, muchas veces son dejados de lado en la planificación estratégica de la arquitectura de las marcas políticas. Sin embargo son claves a la hora de operar sobre la estructura de valor de una marca política.

f) Valoración en la tribu y fuera de ella de la marca, batallas contra poderes importantes, y con final abierto que la marca plantea como necesarias. Permisos que dejaran atrás prohibiciones o imposibilidades

El valor de la marca política en los segmentos jóvenes, a través de la identificación -para el adulto mayor, identificación es empatía, para el joven identificación es amor- organiza atributos que se traducen en beneficios para los jóvenes. Beneficios funcionales que dan respuesta a problemas, beneficios emocionales que producen modificaciones positivas en el estado emocional o psicológico, y beneficios expresivos, que le permiten al votante joven, decirse a sí mismo o a los demás algo que considera importante, sin necesidad de verbalizarlo expresamente.

Rubén Weinsteiner

Cómo será la Convención Republicana, la “respuesta cultural” de Trump a los demócratas




Un helicóptero del Servicio Secreto con personal de la Secretaría de Seguridad Nuclear a bordo va a sobrevolar este fin de semana y el lunes el centro de la ciudad de Charlotte, en Carolina del Norte. Busca posibles radiaciones que podría desprender una bomba. Los agentes que cuidan al ocupante de turno de la Casa Blanca, aseguran que es apenas una misión de rutina cada vez que POTUS (la sigla que denomina al President of the United States) viaja a cualquier ciudad fuera de Washington. El detalle es que Donald Trump, esta vez, no va a estar en la ciudad colonial bautizada en honor a la reina Carlota de Inglaterra e Irlanda. Las precauciones se toman por los 336 delegados que se congregarán en el Charolotte Convention Center para protagonizar la Convención Nacional Republicana que va a consagrar a Trump como su candidato para las elecciones del 3 de noviembre.

Sin papelitos ni globos, los delegados estarán sentados a dos metros de distancia uno del otro, con obligación de usar máscaras, mirando una pantalla por donde se sucederán los discursos de las figuras del partido esparcidos por el resto del país. El único que estará cerca es el vicepresidente Mike Pence, aunque después hablará desde el cuartel militar de Fort McHenry en Maryland. Trump va a dar su discurso el jueves, muy probablemente desde la Casa Blanca. Aunque se especula que también podría desplazarse seis cuadras, hasta el Mellon Auditorium frente al Trump International Hotel del centro de Washington DC, para saludar a los partidarios que se congregarán allí. Los demócratas cuestionan la realización de un acto partidario de campaña desde la casa de gobierno. Dicen que es ilegal.

Después de una semana en la que el Comité Nacional Demócrata hizo su propia convención virtual con una especie de teletón presentada por actrices desde Los Angeles, los republicanos quieren contratacar con todas sus armas para entusiasmar a un electorado que parece estar mucho más reacio que hace cuatro años a apoyar a Trump. En la propia convención demócrata se pudieron escuchar a republicanos disidentes que criticaron al presidente por su manejo de la pandemia que ya dejó casi 180.000 muertos y seis millones de contagiados. Los discursos que dieron Barack y Michelle Obama, Bernie Sanders y varios líderes hispanos y negros fueron devastadores para la figura del actual presidente. En general, las encuestas fluctúan durante las semanas de las convenciones y en algunos casos dan un empujón definitivo al candidato que sale mejor parado. Por ejemplo, en 1992, Bill Clinton logró una ventaja de 16 puntos por encima de Bush padre, que fue definitiva para llevarlo hasta la Casa Blanca. Ahora, el promedio de encuestas que hace el sitio Real Clear Politics marca que Biden tiene 50% de intención de voto contra un 42,5% de Trump, con muy pocos indecisos.

La característica de esta campaña republicana está dada por la “guerra cultural” que plantea Trump. Después de fracasar en su intento por mostrar mejorías en la economía, de recomendar tomar un químico venenoso para enfrentar el Covid-19 e intentar desestabilizar al “sagrado” servicio del correo estatal para que la gente no vote a distancia porque eso perjudicaría sus posibilidades de reelección, el multimillonario de Nueva York puso el eje de su campaña en las divisiones sociales y culturales de los habitantes blancos de los estados del centro del país frente a las “elites” de las grandes ciudades de las costas. Va a arengar a su propia tropa con lo que quieren escuchar. Lo secundarán discursos de partidarios como Nicholas “Nick” Sandmann, el estudiante de la escuela católica de Covington, Kentucky, que fue filmado en enero de 2019 burlándose del activista Nathan Phillips, un anciano nativo americano y veterano de Vietnam que formaba parte de una marcha de los pueblos indígenas celebrada frente al Lincoln Memorial. Sandmann había viajado con varios de sus compañeros de escuela para asistir a un acto contra el aborto frente a la Corte Suprema y llevaba un típico sombrero trumpista, rojo, con la inscripción Make America Great Again. La fotografía de un sonriente Sandmann parado cara a cara con Phillips que tocaba un tambor indio, se hizo viral. Por detrás se escuchaba a sus compañeros cantar la canción “Construye ese muro”, que es un verdadero himno de la campaña republicana y que hace referencia a la barrera que Trump mandó a construir en la frontera con México.

Otros de los oradores, serán Patricia y Mark McCloskey, el matrimonio que se hizo famoso por amenazar con armas a los manifestantes que marchan por el frente de su lujosa casa en St. Louis, protestando por los asesinatos de George Floyd y Breonna Taylor a manos de la policía. La pareja afirmó que temía por su vida. Pero en los videos filmados no se vió ninguna amenaza por parte de los manifestantes que estaban desarmados y eran mayoritariamente negros. En julio, fueron acusados formalmente por el uso ilegal de arma de fuego.

También hablará Abby Johnson, una renombrada activista contra el aborto. Su caso se hizo muy conocido cuando en octubre de 2009 renunció como directora de una clínica de la organización Planned Parenthood donde se ofrecen servicios de planificación familiar y terminación del embarazo y tiene oficinas en varios países del mundo. Dijo que había tomado la decisión después de ver un aborto por ultrasonido. También confesó sentirse muy arrepentida por haber tenido dos abortos en su vida. Se unió al grupo Coalición por la Vida y va una vez por semana a rezar a la puerta de la clínica donde trabajaba, algunas veces acompañada por su marido y sus siete hijos. Se prevé que Johnson de en el marco de la convención un sentido testimonio contra la decisión de las mujeres sobre su salud reproductiva.

La defensora de la reforma de la justicia penal Alice Johnson también dará un discurso. Es una ex convicta por narcotráfico a la que Trump conmutó su sentencia después de escuchar los argumentos a su favor por parte de la “influencer” y estrella del reality show, Kim Kardashian. Su esposo Kanye West, lanzó una candidatura informal a la presidencia. Y, por supuesto, habrá apariciones de toda la familia presidencial, desde la primera dama Melania hasta tres de los hijos de Trump, y decenas de Representantes, senadores y gobernadores.

La lista de oradores y el lema de la convención que es “Honrando a la gran historia de América” marcan que este último tramo de la campaña de reelección está basado en una profundización de las banderas que Trump levantó con tanto éxito hace cuatro años. Una confrontación cultural entre los trabajadores blancos que se quedaron sin trabajo por la revolución tecnológica y que encontraron en el multimillonario una figura para expresar su enojo contra los beneficiados por la transformación digital y la especulación financiera que mantienen una postura más liberal. Entre medio están repartidos los tradicionales votantes de cada partido. Trump intentará meter esta semana una cuña más profunda en esa grieta para intentar equilibrar las voluntades y llegar a un “cabeza a cabeza” con Biden para fines de octubre.Los preparativos en el Spectrum Arena de Charlotte para la convención republicana de esta semana (REUTERS/Jim Bourg)Donald Trump saluda al público luego de su discurso en la Convención republicana de 2016 (AFP)La líder antiabortista Abby Johnson será una de las oradoras estrellas de la convención republicanaPatricia y Mark McCloskey, el matrimonio que se hizo famoso por amenazar con armas a los manifestantes que marchaban por el frente de su casa en St. Louis, protestando por los asesinatos de negros a manos de la policía, hablarán en la convención de Charlotte.

¿Se puede pasar de figura política a marca política traduciendo popularidad en votos?




Por Rubén Weinsteiner


¿Cual es la diferencia entre un político con visibilidad, o incluso un candidato, con una marca política?

¿Cual es la diferencia entre una secta y una iglesia?

El pragmatismo

Una persona puede intentar incursionar en política, puede tener visibilidad, ser famoso, e incluso candidatearse a un cargo, pero eso no lo transforma en una marca política.

Una marca política dispara significados a la cabeza de los sujetos de elección con fines de acumulación, ya sea electoral o de valoración general.

La diferencia entre ser una marca política y no serlo es la diferencia que hay entre que algunos quieran lo que vos tenés y que vos tengas lo que muchos quieren.

Una cosa es ser rock star, una estrella, un gurú carismático con muchos admiradores, y otra es leer las demandas que articulas segmentos definidos por variables blandas y hacerse cargo de esas demandas en el formato de discurso de poder de la marca política.

La hoja de ruta consiste en transformar la visibilidad y la percepción que se tiene, en una marca política.

Una marca que organice y sistematice esa percepción y visibilidad en función de una estrategia que responda a un objetivo: que diferentes segmentos de la población perciban como altamente positivo, deseable y necesario, que esta figura asuma un cargo importante.

¿Que es el discurso de poder?

Discurso es organizar las percepciones. Poder es revelar potencialidad de acción. Por los tanto discurso de poder es organizar las percepciones en la cabeza de la gente en función de instalar la percepción acerca de una determinada potencialidad de acción en función de las demandas.

Este discurso negocia y crea lealtades en función de una promesa de marca. Responder a las demandas es construir el discurso de poder.

Muchas veces vemos políticos que durante años obtuvieron una cantidad limitada de votos y después de muchos años pasan a construir una mayoría. Es posible que el contexto internacional o nacional haya cambiado, es posible que su gente haya organizado el partido de manera más eficaz construyendo un despliegue territorial que antes no tenía, es posible que haya conseguido apoyos de empresarios o medios, pero lo que seguramente hizo fue pasar de que algunos quieran lo que ese político expresaba a expresar lo que muchos querían.

El candidato puede interpelar a los diferentes segmentos de la población, consolidar sujetos políticos de elección que se sumen a un espacio, y plantear un discurso de poder, en tanto desarrolle una marca política.

Sin marca política no hay acumulación posible, ni electoral ni de valoración general. El posicionamiento marcario permite construir el conducto imaginario entre la generación y organización de percepciones por parte de la marca política y la gente.

La acumulación de valor de una marca política permitirá instalar un determinado posicionamiento marcario en 4 niveles a) ciudadanos (votos) b) “la política” (checkpoint) c) Players empresariales y corporativos (financiación y apoyo) d) medios (comunicación, apoyo).

La decisión consiste en pasar de ser una figura más o menos conocida a construir una marca política. Esta decisión obviamente política implica vocación de poder, cazar afuera del zoológico, interpelar y contener heterogeneidades intensas, y establecer una promesa de marca política que le de sentido al agrupamiento de esas diversidades en función de un ordenamiento de discurso de poder.

Rubén Weinsteiner

Biden caracteriza a Putin como un dictador y lo vincula a Trump como estrategia de campaña



 El candidato presidencial demócrata, Joe Biden, afirmó hoy que el presidente Donald Trump "sigue congraciándose con Rusia" a pesar que el mandatario Vladimir "Putin persigue a la sociedad civil y a los periodistas".
    "Donald Trump sigue congraciándose con Rusia, mientras que Putin persigue a la sociedad civil y a los periodistas", tuiteó el ahora candidato presidencial demócrata.
    "Ahora el líder opositor Alexei Navalny está en coma tras ser envenenado. Es inaceptable", agregó Biden.
    "A diferencia de Trump, defenderé los valores democráticos y me opondré a autócratas como Putin", completó el veterano político.