Massa y el cambio de estrategia de cara a octubre


Una encuesta de Observatorio Electoral, un proyecto de análisis de la opinión pública y las tendencias electorales asociado a Analytica Consultora, indagó acerca de dónde lo ubican a Massa los bonaerenses en condiciones de votar en las primarias del próximo 11 de agosto.
Se preguntó a los consultados si ubicaban a Massa dentro del kirchnerismo, o dentro de la oposición, o ni en uno ni en otro conjunto. En números redondos, el 60% lo consideró opositor, el 26% kirchnerista, el 10% "ni ni", y solo 4% dijo no saber, sugiriendo ese bajo nivel de desconocimiento que la "cuestión Massa" está bien instalada en la opinión pública.
En ese segmento del 26%, se desató una batalla electoral.
Hilando más fino, podemos decir, en primer lugar, que se trata de un segmento en disminución: dividiendo al estudio por jornadas, a medida que pasaba el tiempo el segmento de los que consideraba a Massa opositor aumentaba. Y en segundo lugar, que para aproximadamente una mitad de los que aún consideran a Massa kirchnerista esto tiene una atribución positiva, y para la otra mitad (un poco más, en rigor) se trata de algo negativo. Estos últimos son, en su mayoría, votantes decididos o potenciales de las listas encabezadas por De Narváez y Stolbizer.
Pero en el primer grupo, la mayoría son votantes del propio Massa. Este segmento de "massistas kirchneristas", es uno de los blancos de la campaña del Frente para la Victoria, que busca sumar nuevos votantes a expensas de los "confundidos" que, de acuerdo con el comando de campaña de Insaurralde, deberían votarlo a él.
 
Otra forma de evaluar la ubicación de Massa, es la brecha que aún existe -no vamos a dar números, por encontrarnos en veda electoral- entre la imagen netamente positiva de CFK, y la intención de voto por Insaurralde: la primera sigue siendo mayor que la segunda, y el objetivo de la campaña del FPV es llevarlas al mismo nivel.
Massa tuvo, en una fase inicial de la campaña, un discurso dirigido a los "massistas kirchneristas". Pero a medida que fue avanzando la campaña, el líder del Frente Renovador apostó a crecer por la oposición. Convenciendo, para ello, a los antikirchneristas que aún lo consideran kirchnerista, que ya ha dejado de serlo. 
Todo esto sugiere, en suma, que después de las PASO, se viene hacia octubre una campaña que promete ser diferente, y cuyo resultado está abierto: mientras que Insaurralde irá por el conjunto de los votantes afines al gobierno, que hoy captura en buena medida pero aún no en su totalidad, Massa apelará cada vez claramente a concentrar los votos opositores, que hoy se distribuyen entre diferentes candidatos.

La promesa de la marca política en el #votojoven



Por Rubén Weinsteiner
La marca política es un dispositivo disparador de significados a la mente de los votantes, que se articulan en una promesa de marca que les da sentido.
La promesa de la marca política,  es lo que ésta dice que hará por sus votantes. O, dicho de otro modo, lo que sus votantes perciben que pueden esperar de ella.
Esa promesa debe ser relevante para los votantes y diferente a las de los competidores. Esa diferencia, debe ser visible y notable para los diferentes segmentos,  interpelados por la marca política.
El votante adulto va al mercado de las marcas políticas a resolver  problemas y a satisfacer  necesidades, y lo hace en un marco  de clivajes y creencias muy instalados que funcionan emocionalmente en piloto automático. Convicciones, amores, odios, tradiciones y prejuicios,  articulados en historias personales  e internalizados en anclajes emotivos,  que no son cuestionados a la hora de recrear el sistema de preferencias.  El joven  también busca resolver problemas y satisfacer necesidades, pero en lugar de recrear valoraciones y etiquetas instaladas, el voto joven busca adoptar marcas políticas para cumplir sueños, desafiar poderes inmensos, en luchas con final abierto, y sobre todo interrogar a la marca acerca de quién es, en que cree y cuan autentica es.
En el voto joven a diferencia del voto mayor,  pesa más el desafío que la memoria, la contestación positiva que la afirmación propositiva.
Una estrategia de marca política eficaz en el voto joven, debe buscar generar en las mentes de los votantes jóvenes,  un grupo de asociaciones distintivas y diferenciales,  despojadas de todo artificio e impostura, que ayuden a visibilizar valores, atributos y beneficios que den sustento a la promesa de la marca de forzar la realidad, desafiar poderes en luchas que se pueden perder,  e instalar sueños en la agenda.
La marca política está condicionada por los competidores y por el escenario de condiciones objetivas. Si cambian los competidores o el escenario,  la marca no puede permanecer inmutable.
La promesa  de la marca política, debe estar íntimamente ligada al reason why del candidato, el para qué quiere llegar al poder. Esa relación entre identidad y promesa de marca política, permite la identificación del joven con la marca política, ya que para el adulto mayor, identificación es empatía, para el joven identificación es amor.
Promesa, identificación,  perspectiva y deseo en un territorio expresivo de autenticidad y simplicidad,  constituyen una hoja de ruta poderosa  para la colonización de subjetividades hacia el interior del #votojoven.
Rubén Weinsteiner

Daniel Scioli: "Quizá tendría que haber explicado mejor algunas cosas"

Daniel Scioli: "Quizá tendría que haber explicado mejor algunas cosas"





La sesión tuvo lugar en la sede porteña del Banco Provincia, el búnker político del gobernador de Buenos Aires, Daniel Osvaldo Scioli.
-Mire este video. (Él diciendo "Con el modelo se está o no se está") ¡Vivimos para verlo! Y un día, a Scioli lo aplaudieron de pie en la Rosada.
-(Sonríe) Y, bueno, sí. Esto fue poniendo más claridad sobre la campaña y despejando la confusión.
-Bueno, Daniel, a lo mejor se lo tuvo que decir a usted mismo.
-A ver, ¿cuál es la fuerza que tiene el FPV? La diversidad. Yo he manifestado a lo largo de todos estos años muchos puntos de vista o un matiz y no por eso dejé de pertenecer.
-Diana Conti dijo: "Lo que le criticábamos a Daniel era la falta de gestos, no tenía la claridad que tiene hoy".
-Yo dije: "Van a ver que en la hora de la verdad pueden contar conmigo, porque yo no soy el problema. El problema está en otro lado".
-Pero tiene claro que usted fue percibido como un problema.
-Bueno, también hago una autocrítica. Quizá tendría que haber explicado mejor algunas cosas. Hoy puedo contar en distintas reuniones todo lo que hemos hecho en la provincia y muchos dirigentes dicen: "¡Ah, pero yo no sabía que vos hiciste un cambio muy profundo en la economía y en la administración y reducción de deuda!".
-Usted habla de gestión y yo hablo de ideología. Conti dijo: "Se le notaban las apetencias personales". Eso en el núcleo duro no es bien recibido. Ellos se autodefinen como "soldados de Cristina". ¿Usted es un soldado de Cristina?
-A ver. Yo soy un trabajador, un luchador, tengo un gran sentido de la responsabilidad y del compromiso y de lo que significa un voto. A mí me ha votado un 55% de la provincia de Buenos Aires y la boleta decía Cristina-Scioli.
-Uno podría pensar: "Qué paradoja. Tantos años Scioli intentando demostrar que él no va a sacar los pies del plato, y tiene que aparecer Massa jugando por afuera para que el kirchnerismo entienda que Daniel sí es fiel".
-Yo vengo coherentemente desde hace diez años en este proyecto, así que el hecho de que yo escuche a todos, de que pueda tener mi punto de vista, no significa que esté de acuerdo con todo. Si yo mañana atiendo a referentes de otras religiones, no significa que vaya a cambiar mi condición de cristiano.
-Desde que Massa jugó por afuera todo se hizo más nítido. "Se está o no se está" no era una frase común en usted.
-¡Porque no estábamos en campaña! Ahora que estamos yo salgo a poner claridad. Al principio había un poco de confusión y algunos preguntaban: "¿Cuál es la lista?, porque hay algunos que están, pero de manera distinta". Entonces dije: "Ésta es la lista del Gobierno, la que encabeza Martín Insaurralde. Los demás son lista opositora".
-Usted muestra una gran resistencia frente a los eventos desfavorables. Le han puesto a Mariotto, le han metido la Gendarmería, le quisieron bajar a Casal. Le han hecho cosas...
-Pero ahí está la experiencia de uno y decir: ¿qué es lo importante? Pensar siempre en la gente. Entonces, yo tengo que ser prudente.
-El accidente en el Paraná fue un hecho traumático, pero en política, ¿alguna vez sintió que se le daba vuelta la lancha?
-(Sonríe) En política siempre hay mar picado, pero el mar picado fue mi especialidad.
-Acá empezaría en serio la sesión...
-Yo fui reconocido como piloto de tormenta. Vos entrevistá a Fabio Buzzi, copiloto mío, y te va a decir. Preguntale cuál era mi virtud: en el mar calmo cualquiera lleva la lancha. El tema es llevarla con olas de tres metros.
-Siempre hay mar picado, pero ¿cuál fue el peor momento político suyo?
-Cuanto más grave es el problema, más me sereno para transmitir confianza. Incluso Karina [su esposa] a veces cuando desayunamos me pregunta: "¿Cómo estás?", y yo le digo: "Bien", y ella empieza: "Pero ¿cómo podés estar bien con todas las cosas que pasan?". Y después me ve corriendo en la cinta y me dice: "¿Cómo podés estar corriendo con todos los quilombos que hay?". Yo le digo: "Quedate tranquila".
-Una de las cosas que los ultra-K dicen es: "Si Daniel fuera gobierno, no enfrentaría a las corporaciones".
-Una de las cosas de las que se han sorprendido otros dirigentes es que la provincia avanzó como ninguna otra en ingresos genuinos. Nosotros del 42 % pasamos al 70 por ciento. ¡Y precisamente fue porque les pusimos impuestos a sectores concentrados! Las telefónicas, los cables, multiplicamos por seis los ingresos brutos al juego, impuesto a la herencia. La ley de fertilización asistida.
-¿Qué debería ocurrir con la ley de medios y Clarín?
-La Corte ahora interpretará la ley y fijará una posición.
-El núcleo duro quiere que desinvierta. ¿Y usted?
-La democracia funciona así. Ahora, la Corte tendrá que tomar una posición.
-Pensar que hace unas pocas semanas, en Lomas de Zamora, Cristina dijo esto: (video en el que se queja de que nadie la defiende y de que algunos se hacen los estúpidos ).
-Sí, pero pensaron que esa reflexión iba en dirección mía y eso es una interpretación forzada de querer poner ahí una cizaña. Lo habrá dicho porque estaba preocupada por todo lo que pasó en La Plata.
-Pregunta bien de terapia: ¿qué cree usted que Cristina piensa de usted?
-(Largo silencio) Creo que con el tiempo y en cada situación difícil que hemos tenido me fui ganando cada vez más el respeto de la Presidenta (piensa). Después de la muerte de Néstor, sentí una necesidad espiritual de saber qué pensaba de mí el hombre que me eligió cinco veces. Y un día le pregunté a Cristina: "¿Qué pensaba «el Flaco» de mí?". Porque a veces me quedaba una sensación encima, con esas reacciones que él tenía. Estaba esa contradicción: por un lado, una situación tensa y, por el otro, cada vez me daba más confianza y responsabilidades.
- (...)
-Entonces Cristina me dice: "Él tenía una cosa muy especial con vos, por todo lo distinto que hiciste en la política, cuando vos demostraste que no abandonás ante las dificultades, que ponés el hombro donde lo tenés que poner". Eso me quedó muy marcado. Y creo que por eso dije en El Mangrullo: "«Flaco», conmigo no te equivocaste".
-¿Dónde se la imagina a Cristina después de 2015?
-Son decisiones muy personales. Hacele una nota y preguntale.
-Pero cuando usted dijo que si ella no fuera tal vez podría ser usted. ¿Se arrepiente?
-(Largo silencio) La gente entendió. Es muy inteligente.
-Mire (foto de Fabio Buzzi)
-Genial, un hombre que marcó mi vida en cuanto a todo lo que aprendí. Diseñador, constructor. Él escribió un libro Progettare per vincere, y eso es una enseñanza de vida, ¿no?
-Bueno, vamos a "proyectar para vencer". Fabio armó La Gran Argentina en tres meses. Usted tiene dos años para armar su lancha para la gran carrera.
-Sí, pero ahora no armo La Gran Argentina, estoy armando La Gran Provincia.
-Y el día de mañana, ¿está seguro de que la dueña de la escudería le va a dar la lancha a usted?
-¿Vos me pedís a mí que yo te pueda responder? Yo no puedo responder por su investidura. Invito a responder a los que estén en el ámbito de.
-(Interrumpiendo) Pregunto por el ámbito suyo, el de su deseo.
-Perdoname, pero estoy atrasado. (Llama por el interno a su secretaria. Le da una indicación. Corta) Hay gente esperando. (Riéndose) Tengo todos los consultorios llenos. Vamos a tener que dejar acá.

Historia clínica


  • Paciente: Daniel Scioli
    Edad: 56
    Ocupación
    Gobernador de Buenos Aires y presidente del PJ
    Observaciones
    Es como un deportista de alto rendimiento: poco locuaz, perseverante, con temple y control emocional
.

Escenario bonaerense: percepción de la situación económica




Leemos a Julio Burdman en Analytica

Una encuesta de Observatorio Electoral, un proyecto de análisis de la opinión pública y las tendencias electorales asociado a Analytica, indagó acerca de la percepción económica personal y familiar de los bonaerenses en condiciones de votar en las primarias del próximo 11 de agosto.

La evaluación de la situación económica particular es una de las variables más robustas en la determinación de la tendencia de los votantes. Se trata de la forma en que la gente traduce, en su experiencia personal, los datos que reflejan los indicadores macroeconómicos. Por esa razón, se cruzaron esos datos con los de intención de voto. Más concretamente, se les preguntó: ¿cómo evalúa su situación económica personal y familiar con respecto a cinco años atrás: ¿mejor, igual o peor?, y los resultados pueden verse en la tabla siguiente.

Quienes planean votar por Insaurralde, son sin dudas los más conformes con su situación económica personal: el 67,3% dice estar mejor, el 25,2% igual, y solo el 4,1% sostiene que su situación económica personal empeoró en los últimos cinco años.

El hallazgo más sorprendente de esta investigación, es que los más disconformes en lo económico no son los votantes de De Narváez o Stolbizer, como intuitivamente hubiéramos creído antes de realizar el estudio, sino los de Massa: invirtiendo casi exactamente la evaluación de los votantes del Frente para la Victoria, entre los que planean hacerlo por el Frente Renovador el 64,7% dice estar peor que hace cinco años, el 26,5% dice estar igual, y solo 5,9% que su situación económica personal y familiar mejoró.

Esta notoria diferencia en las percepciones económicas de sus electorados contribuye a explicar por qué la estrategia de campaña de Massa tiende a acentuar su definición opositora con el paso del tiempo: entre sus propios votantes, a los que tiene que representar, hay una mayoría de disconformes en lo económico, que supera aún a la de los votantes de los candidatos más antikirchneristas como De Narváez y Stolbizer.

Candidatos y Twitter

No responden, apenas retwittean y, mucho menos, realizan propuestas. Por el contrario, sólo difunden sus slogans de campaña, las fotos tomadas en los actos públicos y evitan, en general, confrontar con sus adversarios políticos.

En algunos casos volvieron a revitalizar una cuenta que habían abandonado hace años. Otros, en cambio, disponen de dos perfiles: el personal y el correspondiente a la cita electoral. Los menos, por su parte, están alejados de este lazo con la comunidad virtual. Sin embargo, la inmensa mayoría de los principales candidatos legislativos a las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires busca no perder su espacio en Twitter.

“Hay una idea de que si no estás en las redes sociales no existís”, consideró Silvia Ramírez Gelbes, directora del Departamento de Comunicación de la Universidad de San Andrés (UdeSA).

Pese a eso, “casi nadie cumple con la lógica de Twitter de entablar conversaciones y de retwittear”, sostuvo Eugenia Mitchelstein, docente de la misma carrera y Magister en Medios y Ciencias de la Comunicación en la London School of Economics and Political Science, en Gran Bretaña.

Según el relevamiento realizado por las docentes, el la cantidad de respuestas promedio que realizan los candidatos de los mensajes que reciben en Twitter es sólo del 14 por ciento sobre el total. Sólo 11 de los 28 principales candidatos responden a sus seguidores, aunque varios de ellos lo hacen en caso de recibir elogios.

“Los políticos piensan que si van a más barrios, a más pueblos, si dan más manos, obtienen más votos porque aquel que le tocó la mano lo va a votar. La hipótesis es que te vota el que te vio cara a cara, y Twitter da esa sensación de intimidad ficticia, de haberte encontrado con la persona cara a cara”, afirmó Ramírez Gelbes.

Con respecto a la figura de la presidenta Cristina Kirchner, la directora de Comunicación de UdeSA indicó que usa un lenguaje en Twitter que algunos especialistas llaman ‘anticortés’. “Cuando dice ‘very grosso” toma esa idea de romper con la cortesía y mostrarse como muy campechana, como una persona actualizada, que habla como una persona joven. Sin embargo, no utiliza todas las herramientas de Twitter porque no hace menciones, no retwittea, casi nunca responde. Sólo a veces sube fotos o videos”, mencionó.

Dime cómo twitteas


Los 14 principales candidatos a senador y diputados porteños y bonaerenses para las PASO enfrentan de diferente modo la estrategia política a la hora de twittear. El siguiente es el detalle, nombre por nombre, de cómo utilizan esta herramienta de difusión.
Gabriela Michetti (primera candidata a senadora en Capital Federal – PRO): No conversa con sus seguidores, tiene sólo un 0,4% de retwitts. Había abandonado su cuenta el 11 de mayo pero volvió el 10 de julio con el siguiente mensaje:

Sergio Bergman (primer candidato a diputado en Capital Federal – PRO): No conversa con sus seguidores. Porcentaje de retwitts: 0,2%. Retwittea a dirigentes del partido y el contenido de las entrevistas periodísticas que le realizan. Tweet ejemplo:

Daniel Filmus (primer candidato a senador en Capital Federal – Frente para la Victoria): Conversa en el 0,02% de los tweets que escribe y tiene 0,05% de retwitts, especialmente dedicados a otros dirigentes partidarios, periodistas, ONG’s y la TV Pública. Dialoga con personas que lo felicitan y le preguntan dónde pueden encontrarlo en campaña. Tweet ejemplo:

Juan Cabandié (primer candidato a diputado en Capital Federal – Frente para la Victoria): Tiene 0,34% de conversaciones en tweets y 1% de retwitts. Dialoga con militantes y personas que lo felicitan. Tweet ejemplo:

Alfonso Prat Gay (primer candidato a senador en Capital Federal – Juntos/Unen): Conversa con sus seguidores en el 0,16% de sus tweets y retwittea en el 0,29% de los casos. Habitualmente responde a los mensajes de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner pese a que no están dirigidos a él. Anuncia y difunde sus apariciones en los medios de comunicación. Tweet ejemplo:

Ricardo Gil Lavedra (primer candidato a diputado en Capital Federal – Juntos/Unen): Sólo establece conversaciones con sus seguidores en el 0,18% de los tweets y retwittea en el 0,13%. En sus mensajes anuncia sus actividades de campaña y apunta, con ironía, a postulantes de otras fuerzas políticas. Tweet ejemplo:

Fernando “Pino” Solanas (primer candidato a senador en Capital Federal – Coalición Sur/Unen): No conversa con sus seguidores y apenas retwittea en el 0,013% de los casos. Acaso por su labor como cineasta, incluye muchas fotos y videos en su cuenta. Realiza críticas al gobierno nacional:

Elisa Carrió (primera candidata a diputada en Capital Federal – Coalición Sur/Unen): No conversa y retwittea en el 0,5% de los casos, especialmente a los otros postulantes del espacio Unen. Tweet ejemplo:

Rodolfo Terragno: (primer candidato a senador en Capital Federal – Sumá+/Unen): No tiene una cuenta personal, sino una de campaña bajo el nombre de @conterragno en la que difunde actividades y propuestas.

Martín Lousteau: (primer candidato a diputado en Capital Federal – Sumá+Unen): Posee dos cuentas: la personal @GugaLusto, que había abandonado el 11 de julio de 2011 y que retomó el 4 de julio pasado, y otra exclusiva de la campaña, creada el 3 de julio, @MartinLousteau_ Tiene 52 mil seguidores en la primera y algo más de 3 mil en la segunda.

Sergio Massa (primer candidato a diputado en Pcia. Buenos Aires – Frente Renovador): No responde ni retwittea mensajes. Incluye muchas fotos de actos de campaña y no incluye links. Tweet ejemplo:

Martín Insaurralde (primer candidato a diputado en Pcia. Buenos Aires – Frente para la Victoria: No conversa y retwittea 0,02% de los mensajes. Especialmente lo hace con la Presidenta y la actriz Florencia Peña. También menciona al gobernador Daniel Scioli y a la segunda candidata, Juliana Di Tulio, quien tiene suspendida su cuenta.

Francisco de Narváez (primer candidato a diputado en Pcia. Buenos Aires - Unión por la Libertad y el Trabajo): No conversa con sus seguidores y retwittea el 0,2% de los mensajes. En sus tweets le habla a la Presidenta, Scioli, Massa e Insaurralde. Tweet ejemplo:



Margarita Stolbizer (primera candidata a diputada en Pcia. Buenos Aires – Frente Progresista, Cívico y Social): Dialoga en el 0,1% de los twetts y retwittea en 0,2%. En los pocos casos en los que respondió, refirió medidas sobre cómo bajar la inflación y brindó datos sobre mortalidad infantil. Apunta sus críticas al candidato del Frente para la Victoria. Tweet ejemplo:



Mapa de la informalidad laboral


http://4.bp.blogspot.com/-BDTuXdhwP0E/Ue6U4HoaxKI/AAAAAAAAAeY/Glkaik7qLNU/s1600/Trabajo+no+registrado+seg%C3%BAn+regi%C3%B3n.png

La persistencia del trabajo informal, producto central de brutal proceso de desindustrialización impreso al país por el neoliberalismo a partir de la última dictadura y hasta su crisis en 2001, - cuando el neoliberalismo inició su saga a mediados de los años 70, el trabajo informal era del 15% - es sin duda una de las problemáticas a resolver en el póximo perído de gobierno bajo el modelo inaugurado en el año 2003. 
El despliegue geográfico de la carencia manifiesta singulares asimetrías que es necesario reconocer para tener una idea más acabada del impacto de la problemática de informalidad que se potencia en las regiones socioeconómicamente más postergadas.
El periodista Jorge Duarte (@ludistas en Twitter), especialista en temas gremiales, analiza en números la informalidad laboral en la Argentina región por región.


Con la baja de la desocupación en la última década, la informalidad laboral se convirtió en el principal disciplinador de los trabajadores argentinos. Carencia de derechos, salarios más bajos, quiebre de los lazos de solidaridad y mayor vulnerabilidad son algunas de las caras del fenómeno.

Tras una década de postconvertibilidad la informalidad laboral se consolidó como el principal problema de los trabajadores argentinos ocupando el lugar que tuvo la desocupación en los 90´s. Los números marcan que el fenómeno se extiende en todo el país y cruza transversalmente el mercado laboral argentino. Concretamente el 2012 cerró con el 34,6% de los asalariados en esta situación, tomando datos de INDEC. Los valores varían de acuerdo a las distintas regiones, pero en ningún caso bajan del 21%.

Los valores más importantes de trabajo no registrado se encuentran en el Norte del País, donde alcanzan el 43,6% en NOA y el 38% en el NEA. Por su parte, la Región Patagónica muestra el comportamiento opuesto presentando los valores más bajos del fenómeno que, sin embargo, todavía asciende al 21,4%. También es importante mencionar que en el Gran Buenos Aires encontramos un 35,1% de trabajo no registrado que supera la media del país y, además, se coloca por encima de las medias de Cuyo, de la región Pampeana y de la región Patagónica.

Ser un trabajador no registrado significa no contar con los derechos laborales establecidos por las leyes vigentes, pero también significa no tener beneficios sociales, percibir salarios más bajos que el promedio de la actividad que se realiza, encontrarse en una situación de mayor vulnerabilidad en lo referente a la conservación del empleo, no tener las condiciones ni los seguros necesarios para ejercer la actividad y no poseer protección para poder organizarse y buscar mejoras en salarios y en condiciones de empleo. La informalidad es un poliedro de muchas caras que, en simultáneo, vulneran los derechos básicos de los trabajadores que lo sufren y sus familias.

Cabe destacar que hasta 2008, en el primer período de la postconvertibilidad, hubo una fuerte caída de la informalidad laboral. Sin embargo, ese proceso se estancó y desde entonces a la fecha con variaciones de (+/-) 2 puntos siempre rondó el 35%. Esta cifra, entonces, parece representar el límite impuesto al proceso de incorporación al trabajo formal y marca condiciones de explotación sumamente favorables a la rentabilidad empresaria.

Es importante remarcar la necesidad y urgencia de generar políticas públicas activas impulsadas desde el Ministerio de Trabajo que es el encargado de ejercer el rol de policía laboral para combatir este fenómeno. Tras una década en la que la creación de empleo fue muy importante, avanzar sobre las condiciones en las que se trabaja debe ser prioridad para poder garantizar la inclusión de los empleados.

#Votojoven, tribu y articulación de repuestas a la demanda agregada


 Por Rubén Weinsteiner para EL PAÍS

Roberto Brito Lemus plantea que la juventud, comienza cuando se desarrolla  la capacidad de reproducir la especie humana, y  termina cuando se desarrolla la capacidad de reproducir el orden social.
Se es joven mientras se cuestiona, contesta y demanda cambios y se evita reproducir el orden social tal cual está planteado. Cuando se evita “transar”.
La demanda más clara de los diferentes sub segmentos que componen el voto joven,  tiene que ver con la  institucionalización  de soluciones desde la política, a problemas colectivos de carácter  tribal  de los jóvenes.
El abordaje de estas demandas, conlleva una legitimación implícita   y demandada de valores, sentimientos, necesidades,  deseos y aspiraciones, colectivas y tribales. Esa legitimación es el corazón de la demanda del segmento.  Ser escuchado, reconocido el problema, y reconocido el carácter colectivo y la tribalidad de la demanda.
El discurso político tradicional,  que intenta interpelar al segmento joven,  lo hace desde el paradigma individual introspectivo y adulto,  frente  al paradigma  comunicacional colectivo de referencia externa y tribal,  desde donde el segmento 16-30 escucha y construye su sistema de preferencias.
El reconocimiento y la identificación con la tribu en tanto colectivo,   ante el problema por parte del discurso político, es el eje de la racionalidad instrumental del voto joven.  Para el joven,  identificación es amor, para los adultos identificación, es solo empatía.
Todo discurso plantea dos niveles a tener en cuenta: el de los contenidos y el relacional.  El primer nivel debe apuntar a la institucionalización de soluciones para problemas específicos, el segundo nivel a establecer un vínculo de reconocimiento y valoración hacia el colectivo, donde el joven se encuentra inserto,  y desde donde demanda esos cambios y soluciones.
Para que la comunicación  con el segmento joven sea  esencialmente persuasiva y técnicamente informativa, y  no al revés, debe tener en cuenta que es más importante lo que dicen otros jóvenes, dentro o fuera de la tribu, por afirmación o por negación, que lo que dicen los padres o los políticos. Si los jóvenes cumplen con lo que está bien para los padres, incumplen con lo que está bien para los pares y la tribu, y viceversa. “No tomes, no entables relación con gente peligrosa, estudiá mucho, acóstate temprano, no te quedes hasta cualquier hora en la computadora” consejos sobre la vida sexual, las relaciones, el trabajo y finalmente la política.
En la mayoría de los casos donde las consecuencias no revisten inmediatez , amenaza o peligro, la tensión padres-tribu, se salda a favor de la tribu, por el peso del colectivo a la hora de la aprobación y legitimación social.
La ocupación del imaginario por parte del joven, en tanto integrante de un colectivo, una tribu, con sus leyes, códigos y marcos transaccionales,  es una precondición de cualquier construcción discursiva, políticamente significativa,  para la interpelación y colonización de subjetividades dentro del segmento 16-30.
Rubén Weinsteiner

El día que ‘Clarín’ silenció a ‘The New York Times’




La columna explicaba el conflicto Gobierno-Clarín, pero "allí sólo se publica el relato de la empresa".

Por Martín Sivak

Ayer Clarín publicó en la página 2 de su suplemento The New York Times International Weekly una nota sobre el primer ministro de Kosovo, Hashim Thaci. 

Reemplazó de apuro una columna que escribí sobre los conflictos entre medios y gobiernos en América del Sur en general, y el de la administración Kirchner con el Grupo Clarín en particular. Esa columna, llamada “Inteligencia”, es una sección fija de la edición internacional del diario estadounidense que el diario argentino ha publicado regularmente.

Clarín no observó errores u omisiones ni reclamó mayor inteligencia. La breve explicación que le dio a The New York Times es que no la publicaría porque “es un tema muy sensible”. Fue una salida elegante para no explicitar que sobre ese tema sólo se publica el relato de la empresa.

The New York Times evaluó que mi columna es equilibrada y respetuosa. En un hecho inusual, decidió subir a su sitio la versión en español para que los lectores pudieran leerla.

La columna, en realidad, intenta sintetizar el conflicto con información familiar para una parte del lectorado argentino. Que las relaciones entre el gobierno de Néstor Kirchner y Clarín fueron mucho más armoniosas que conflictivas. Que el Gobierno le concedió favores estatales, como la fusión de Multicanal y Cablevisión. Que Clarín fue suave en la crítica y que relegó temas incómodos, como los relacionados con la corrupción gubernamental. Que cuando empezó el conflicto, ni el Gobierno ni Clarín dieron explicaciones convincentes sobre la mutua desilusión. Que la metáfora del divorcio parece mucho más precisa que la de la guerra. Que Héctor Horacio Magnetto no da entrevistas a medios argentinos pero sí a extranjeros. El foco de la columna había cambiado.


Semanas después de la salida de mi libro Clarín, el gran diario argentino: una historia, un editor de The New York Times me sugirió que escribiera una columna sobre la prensa “atacada y sitiada” en América del Sur. Le dije que quizás no era la persona indicada, porque esa perspectiva ha limitado la explicación del conflicto a las acciones de los llamados gobiernos populistas o de izquierda-centroizquierda. También ha relegado temas centrales como la propiedad concentrada del sistema de medios, su relación de give and take (toma y daca) con la política y su responsabilidad en el conflicto por coberturas sesgadas y por momentos incendiarias. Le dije que no creía que la democracia estuviese en riesgo y que las metáforas bélicas de las media wars merecían revisión.

El editor del diario me dijo que una lectura más matizada sobre las media wars despertaría mayor interés para los lectores de su edición internacional (llamada también “Lo mejor de The New York Times”). Tiene un público de seis millones de lectores de 35 diarios distintos, como el China Daily de China, El País de España, Reforma de México o Tages-Anzeiger de Suiza. Debería intentar explicar el conflicto a un comerciante en Zurich o a un universitario en Shanghái. Cerré los ojos, pensé en ellos y escribí.

El jueves a la noche, el editor me informó que Clarín no publicaría la columna. Enterados de la novedad, dos amigos que trabajan en otras secciones de The New York Times me llamaron escandalizados por la decisión del gran diario argentino. Me reprocharon que lo tomara como algo relativamente esperable por el conflicto actual y por la historia del diario (y que también pusiera en duda la supuesta condición de diario inmaculado de The New York Times).

Uno me dijo que Clarín estaba haciendo lo que le criticaba al gobierno argentino. El otro, un viejo columnista que ha recorrido medio mundo con el diario, habló con un mapamundi en la mano. “Creo que estamos eligiendo mal nuestros aliados en América latina: que un diario censure un artículo porque no le gusta es no haber entendido al Times: les gusta el prestigio que les otorga, pero rechazan el periodismo del Times cuando habla de ellos”.

Michetti y Carrió lideran CABA

Tres semanas antes de las PASO, el macrismo encabeza la intención de voto: Michetti saca una ventaja de 12 puntos a Filmus en la pelea por las bancas del Senado; en el camino a Diputados, Bergman suma un 26% y Carrió está segunda, con un 19%


 

Cuando quedan tres semanas para las elecciones primarias y abiertas del 11 de agosto, Pro, la fuerza política del jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, mantiene su hegemonía y lidera la intención de voto entre los candidatos a senadores y diputados nacionales que se postulan en la Capital Federal.
Sin embargo, en la puja por una banca en el Senado, lleva una ventaja mayor, mientras que para Diputados está muy cerca la candidata de Coalición Sur, Elisa Carrió.
La candidata a senadora Gabriela Michetti (Pro) suma un 32,5 por ciento de adhesiones. Casi 12 puntos por debajo, la escolta Daniel Filmus (Frente para la Victoria), con un 20,7%. Entre los aspirantes a senador del frente de centroizquierda UNEN, Fernando Pino Solanas es el que mayor adhesión obtuvo: un 12,2%. Lo siguen, virtualmente empatados, Rodolfo Terragno y Alfonso Prat-Gay, el primero con un 6,9% y el otro con 6,6%. Estos datos surgen de una encuesta elaborada para LA NACION por Poliarquía Consultores sobre la base de 807 casos consultados entre el miércoles y el viernes últimos.
En la carrera para acceder a la Cámara de Diputados, Pro está al frente, pero con un porcentaje menor al que obtiene Michetti. El rabino Sergio Bergman cuenta con un 26,4% de intención de voto. Elisa Carrió , del frente UNEN, está segunda, con un 19,6%, y en la tercera ubicación está el kirchnerista Juan Cabandié, con un 18,1%. La estadística sigue así: Martín Lousteau (UNEN), 8,7%; el radical Ricardo Gil Lavedra (UNEN), 6,2%, y Jorge Altamira (Frente de Izquierda), 4,1%. Hay un 3,6% que votará a otros candidatos y un 12,4% de indecisos. Y un 1,1% sufragará en blanco o anulará.
"Michetti encabeza holgadamente la intención de voto para senadores, seguida por el candidato del Frente para la Victoria Daniel Filmus. Pero es necesario marcar que los candidatos de UNEN, en su conjunto, recogen 25,7 por ciento de intención de voto. Con lo cual se abre un interrogante entre las PASO en agosto y el resultado en octubre por este segundo lugar, dependiendo, fundamentalmente, del comportamiento que adopten aquellos porteños que voten en la interna de UNEN en la general", analizó Fabián Perechodnik, director de la consultora Poliarquía.
Y agregó: "Los candidatos a diputado de UNEN [Carrió, Lousteau y Gil Lavedra] aglutinan sumados un 34,5% de intención de voto, con lo cual también es posible que haya una modificación de este orden entre agosto y octubre".
El corte de boleta queda escenificado, sobre todo, entre los candidatos de Pro y del frente UNEN que compiten en el distrito porteño. El 20% de los 807 casos encuestados en total dice que cortaría el voto. Y en este universo, la pareja electoral más elegida sería la de Michetti-Carrió, con el 21%.
Le siguen otras opciones: Michetti-Lousteau, con un 13%; Rodolfo Terragno-Carrió, con un 10%; Prat-Gay -Carrió, con un 8%; Pino Solanas-Altamira, con un 5%, y Michetti-Gil Lavedra, con un 4%, entre otros. Es muy baja la probabilidad de corte de boleta entre los candidatos kirchneristas: sólo un 5% dejaría de lado a Cabandié, aspirante a diputado nacional, ya que de la encuesta surgen los siguientes datos: un 3% dice que elegiría a Filmus-Altamira y un 2% a Filmus-Carrió.
"Más de la mitad de los porteños sigue con interés el proceso de las PASO cuando faltan exactamente tres semanas para los comicios. Además, el nivel de voto nos muestra que más de la mitad de los electores también tiene tomada su decisión, aunque un 13 por ciento del total de los encuestados nos dijo que aún podría modificar su comportamiento electoral", evaluó Perechodnik.

El perfil de los votantes

La hegemonía de Pro, que gobierna la Capital Federal desde 2007, se mantiene a partir del buen respaldo de un electorado de 50 años o más, y cuenta con su mayor caudal de votantes en la zona norte de la ciudad, donde, casualmente, el kirchnerismo presenta más debilidades. Por ejemplo, un 45% de los consultados de la zona norte votarían por Michetti. En cambio, apenas un 12% lo haría por Filmus, lo que muestra que el voto oficialista y opositor también varía geográficamente.
El voto de los jóvenes entre 18 y 29 años se dispersó entre Michetti (24%), Filmus (24%) y Pino Solanas (19%), todos ellos aspirantes a senadores. En la carrera a Diputados, en cambio, Carrió, con un 20%, es quien suma mayores adhesiones. La sigue Cabandié, con un 16% y Bergman, con un 13%.
El candidato kirchnerista, a pesar de haber surgido de la agrupación juvenil La Cámpora, no logra impulsar ni siquiera así su intención de voto. Tampoco Altamira, referente histórico de la izquierda, que apenas cosecha un 8% de los votantes más jóvenes.
Los candidatos de Pro, Michetti y Bergman, son los que más apoyos consiguen entre los electores con estudios secundarios completos o con terciario y universitario.
El estudio también se adentra en las preferencias de los votantes según el sexo del candidato. Michetti fue elegida por el 36% de las mujeres encuestadas y el 28% de los hombres. Bergman, en cambio, por el 30% de las mujeres y el 22% de los hombres.
Poliarquía Consultores recabó estas respuestas luego de encuestar a 807 electores mayores de 18 años y residentes en la ciudad de Buenos Aires, por vía telefónica. El estudio tiene un margen de error estadístico de +/- 3%, para un nivel de confianza del 95%.

Voto joven: trabajo y vocación en una interpelación por protagonismo y desarrollo

Por Rubén Weinsteiner para EL PAÍS
 
Hasta hace algunos años,  la entrada en el mundo del trabajo  determinaba un punto central en la vida de todo joven. Era su inserción en el sistema económico y el comienzo de su función de productor dentro del sistema. Para las clases bajas al término de la primaria o de una interrumpida secundaria, para sectores más acomodados al término de la secundaria,  en forma paralela y simultanea a la universidad o al término de ésta. En cualquier caso el trabajo se constituía  en un factor ordenador en la vida del joven.
Una persona entraba a trabajar a una fábrica,  y muchas veces  se jubilaba en la allí. Su lugar de trabajo era una parte indivisible de su identidad.  Tal persona era la que trabaja en el Banco Mercantil o en Fate, la otra tenía un como jefe a tal persona. Lugar de trabajo, obra social, sindicato, un jefe, compañeros de trabajo,  eran factores estables, inmutables  y referenciales en la vida de las personas. Había personas que se tomaban 35 días de vacaciones porque hacía muchos años que trabajaban en una misma empresa.
El mundo del trabajo se volvió líquido en términos de Baumann, por  contracción de la oferta  y por falta de sustentabilidad,  el trabajo dejó de ser ese factor ordenador a la vez que nunca los jóvenes tuvieron tanta formación, información y  años de escolaridad como hoy.
La precariedad laboral y la desprotección  convive con altos niveles de educación, un tercio de los jóvenes en América latina tiene seguro de salud y menos  de un tercio cobertura jubilatoria. Solo el 7% de los jóvenes latinoamericanos está afiliado a un sindicato.
Repositores de supermercados, operadores de call centers, empleados de locales de comida rápida, cajeros, mensajeros, pasea perros, trapitos, cadetes,  empleados de las puntocom, son algunas de las posiciones laborales donde el factor común es la precariedad, labilidad y bajas remuneraciones.
Esta brecha entre niveles educativos y de información altos, y las limitaciones del mercado,  instala una tensión entre potencialidades y oportunidades, entre intenciones, capacidades y condiciones objetivas de materialización.
Está tensión genera un malestar profundo emergente en el segmento joven, sustentado en la latente insatisfacción,  producto de querer hacer algo más interesante y acorde a la vocación que lo que el mercado habilita. El trabajo es lábil, cambiante, el marco que antes era el trabajo, hoy es la vocación y  las diferentes microsegmentaciones específicas.
Uno ya no es su trabajo, porqué este suele estar ausente o cambiar con mucha rapidez. Uno es su vocación y su potencialidad de acción.
El conflicto novedoso consiste en jóvenes muy capacitados, con vocaciones intensas, diversas y originales,  y la inexistencia de oferta para darle lugar a esa capacidad y ganas.  Las vocaciones se han diversificado, ya  no todos quieren como hace dos  generaciones,  ser abogados,  contadores, médicos o ingenieros.
Ningún sector sufre tanto el desempleo como el segmento joven, en España el 50% de este segmento está desempleado,  y  la vez es el segmento más capacitado y con más diversificación de vocaciones.
El voto joven,  pone cada vez más sus anhelos,  en la potencialidad de un sistema para satisfacer expectativas en términos de vocación e inserción laboral, esperanzas, deseos y aspiraciones.
Un discurso de poder para el segmento joven,  posicionado en el mundo del trabajo, debería  poner en valor las vocaciones,  las potencialidades de acción, y además de garantizar una oferta superior laboral neta, plantear  lugares para plasmar vocaciones específicas,   no como políticas forzadas, sino como perspectivas de factores dinámicos y multiplicadores dentro de la economía,  a favor del estiramiento de cadenas de valor, optimización de la matriz insumo-producto, mejoras en la productividad y fundamentalmente el agregado de valor nacional a los productos y servicios,  como herramienta fundamental para la traducción de cualquier crecimiento en desarrollo, planteando al segmento joven como factor clave dentro de este escenario.
Rubén Weinsteiner

El PRO toma estrategias del Tea Party

En una reunión en la Casa de la Cultura, el macrismo definió su estrategia para las próximas semanas. La idea es convocar a pequeñas reuniones con vecinos en casas de familias o clubes. La legisladora Karina Spalla coordinará las acciones con una gran base de datos.

Pequeñas reuniones, contacto directo con los problemas del barrio, feedback con los vecinos. Con esas premisas el PRO delineó ayer su estrategia de campaña para las elecciones en un esquema que recuerda a la táctica utilizada por el movimiento Tea Party en Estados Unidos.


Carrió como expresión electoral de Lanata se fortalece en CABA

Las primeras encuestas para las primarias muestran a la candidata del PRO y a Lilita como las únicas capaces de perforar el piso de 30 puntos. Analistas pronostican un corte de boleta “tremendo” en favor de la chaqueña y en contra del rabino Bergman, que podría quedar segundo en la elección de diputados y provocar una derrota del PRO en el distrito que gobierna.

Las primeras encuestas que comenzaron a circular tras el cierre de listas de candidatos en la Capital pronostican un escenario curioso en el que, tras un feroz corte de boleta, Gabriela Michetti y Elisa Carrió podrían atribuirse el triunfo al mismo tiempo.

El fin de semana Clarín publicó una encuesta de Management & Fit que le da 36 puntos a Michetti en el escenario más probable que es el del triunfo de Pino Solanas en la interna de Unen.

Si Carrió, que es la compañera de boleta de Pino, también gana en las primarias, la misma encuesta le da 20 puntos al rabino Sergio Bergman, 9 menos que Lilita. Es decir que esta encuesta supone un corte de 16 puntos en favor de la chaqueña.

El mismo diario publicó hoy una encuesta de la consultora Ipsos-Mora y Araujo, que le da a Carrió 25 puntos para las primarias y unos sorprendentes 36 puntos para las generales con la lista unificada de Unen. Ese mismo sondeo le da 16 puntos a Pino en las primarias y 25 en las generales de octubre. Es decir que pronostica un corte de boleta del 9 por ciento entre la lista de diputados y la de senadores de Unen.

En diálogo con LPO, el consultor Jorge Giacobbe aseguró que este escenario se va a dar exactamente de esa forma. “Va a haber un corte de boleta tremendo en todas las boletas”, indicó el analista a este medio y advirtió que el 60 por ciento del electorado porteño suele cortar boleta, pese a que el 24,6% dice que nunca lleva la tijera al cuarto oscuro.

El analista aseguró que todo indica que Michetti y Carrió duplicarán los porcentajes de Bergman y Solanas, respectivamente, y que el corte se verá también en la lista del Frente para la Victoria: Daniel Filmus prácticamente duplica a Juan Cabandié, que sólo llega a los 10 puntos según sus cálculos.

Giacobbe explicó que tiene medido que el 85 por ciento de las personas que votarán a los candidatos de Unen, se inclinarán en octubre por la lista tal cual se conforme en las primarias y no migrarán su voto a otras boletas.

En tanto que el analista Ricardo Rouvier dijo a LPO que “es probable que Carrió tenga un corte a favor” aunque le bajó el tono a la diferencia sensible que están mostrando las encuestas entre Michetti y Bergman o Carrió y Pino.

“El corte en una encuesta es fácil: es cómodo para el encuestado elegir candidatos de distintas boletas a medida que le van preguntando de manera secuencial, pero en el cuarto oscuro el corte es menor al prometido en los sondeos”, explicó Rouvier.

Rouvier advirtió que tampoco cree que quienes voten a las listas perdedoras de Unen en las primarias “vayan a obedecer necesariamente al ganador”.

“Si Prat Gay pierde, quien lo haya votado en las primarias quizás vote la lista de diputados unificada, pero no necesariamente votará a Pino en octubre, sino que podría inclinar su voto hacia Michetti”, añadió Rouvier.

La preocupación del PRO

En el PRO dan por descontado un triunfo de Michetti pero ven con preocupación el crecimiento de Carrió en las encuestas, que amenaza gravemente el triunfo del macrismo en el tramo de la boleta que encabezará el rabino Bergman.

“El corte de boleta no va a superar el 5 por ciento histórico”, es el argumento que repiten en el PRO para desdramatizar la situación. Aunque sobran ejemplos que demuestran que el argumento es falaz.

En 2007, Daniel Filmus sacó casi 10 puntos más como candidato a senador que Carlos Tomada como primer candidato a diputado de la lista del Frente para la Victoria, pese a que iban en la misma boleta.

El propio Federico Pinedo, el primer candidato a diputado nacional el PRO en las últimas elecciones, sacó casi 20 puntos sin llevar candidato a presidente en la boleta. Por lo que el corte fue de al menos 18 puntos.

Martín Insaurralde: marca política, fortalezas, debilidades y potencialidades al interior del #votojoven


Rubén Weinsteiner
La debilidad básica y fundamental de la marca política Martín Insaurralde,  su bajo nivel de conocimiento frente a un rival instalado y posicionado como Sergio Massa,  configura de acuerdo a los atributos específicos de esa marca, una gran oportunidad de construcción viable y significativa,  con alto potencial de crecimiento y acumulación  al interior del voto joven.
La marca política,  como plataforma disparadora de significados hacia la cabeza de los sujetos de elección, se construye a través de un nombre, una identidad, una personalidad, un discurso, un posicionamiento y una simbología y ritualidad, en el marco de  mecanismos de microsegmentación , donde cada vez resulta más importante que lo que decimos, a quien se lo decimos; y  más importante que quien vota, resulta,  donde vota, desde que lugar vota, para lo cual esa microsegmentación  3.0 se vuelve más eficaz instrumentada  a través de variables blandas. Lo que la gente hace,  más que lo que la gente es.
La marca política potencial Martín Insaurralde es potente. La narrativa de esta marca, admite clivajes y consonancias cruzadas en los diferentes microsegmentos  del voto joven. Se hizo cargo de un municipio en llamas y abandonado, presenta atributos marcarios como: control, autoridad y dureza frente a lo establecido y viejo, una obsesión por los detalles, imput territorial y obra,  atravesó una enfermedad grave, la superó exhibiendo el dolor y la utopía posible y realizada de la curación. Evacuó la feria de la Ribera, con firmeza y muñeca política. Ante las inundaciones,  exhibió la eficacia de la canalización de los arroyos Del Rey y Unamuno, que evitó inundaciones en Lomas de Zamora, cuando se inundaron grandes sectores del conurbano. Su discurso plantea lucha y desafío y su posicionamiento está ligado a la gestión, al hacerse cargo y enfrentar  lo viejo. Su discurso tiene submodalidades de precisión,  que barometrizan cambios, planteando desafíos .
Insaurralde asumió una gestión desgastada y cuestionada, como primer concejal electo en la lista de un barón del conurbano típico como Rossi. Se hizo cargo a las apuradas del gobierno abandonado por su predecesor, de gestión paupérrima y sospechada de impericia e inacción. La gente en Lomas dice que lo hizo con una impronta extraña, rara, cargándose un gobierno municipal que le respondía solo a Rossi. Lo asumió  y domó plenamente, no dejando resquicio alguno por el que pudiera filtrarse un hacer o un no hacer que no respondiera a su única y exclusiva autoridad. Ordenó la administración, y luego comenzó con una gestión de obras, limpieza y seguridad  de los centros urbanos, acciones con las cuales colonizó subjetividades en los sectores medios.
“Se hace cargo con una impronta rara”, “no se le escapa nada”,  hace lo que hay que hacer, da las batallas que tiene que dar, lucha contra lo viejo que aun retiene poder, le gana y lo desplaza. Atributos marcarios claves en el sistema de preferencias del voto joven.
Con el voto a los 16 años se incorporan 600.000  nuevos votantes al padrón nacional. En el nuevo escenario el 36% de los votantes tiene menos de 30 años, lo que llamamos voto joven.
Obteniendo un del 50% en este segmento se obtendrían 18 puntos en el total nacional, lo que junto a un despliegue moderado en el resto de los segmentos construye una ventaja indescontable en cualquier escenario.
Obama obtuvo el 66% de los votos en el segmento 18-30 en 2008, y el 60% de los votos en el mismo segmento en 2012. Esta última performance de Obama en Argentina, le hubiera otorgado 23% de los votos del total del padrón.
El voto joven construye el nuevo campo de la mirada en la construcción del poder político, porque es presente y futuro creciente, que mientras se expande numéricamente,  desplaza al voto viejo. La lucha por ordenar las percepciones sobre lo que pasa, de estructurar el relato y organizar el debate, se da cada vez con más fuerza  hacia adentro del segmento, y puede verse claramente en la web social.
Desde la emergencia, la organización del debate para el segmento 16-30,  se da entre otros,  en  torno al clivaje “gato”-autentico. La otredad es la impostura, los que dicen una cosa pero son otra, contra eso, se plantea un modelo normativo de autenticidad, sencillez y transparencia. No ser “careta”, no ser “gato”, no ser “trucho”, ser o en realidad parecer verdadero y transparente.
Ese clivaje admite una traducción en el terreno,  en términos de: Insaurralde enfrenta, Massa no. Insaurralde pelea en público contra las barras bravas que manejan a los puestos de la feria de la ribera y contra la herencia de Rossi,  Massa calla, no pelea,  y aparece hablando mal de Néstor Kirchner en la embajada de los EE.UU. como pudimos leer en Wikileaks. Insaurralde hace las obras del arroyo del Rey y del Unamuno que solo se ven cuando en la inundación,  el conurbano se inunda y Lomas no, Massa pone cámaras y con lo que graba arma programas en TV.
El voto joven,  recrea mecanismos de tensión joven-adulto,  y esta tensión se focaliza desde lo emotivo,  en el planteo y posible enrolamiento en conflictos y luchas contra poderes importantes y con final abierto.
Massa habla del “Perón sabio que abraza a Balbín”,  para Massa el otro Perón, el del 46 al 55, parece no haber sido tan sabio. Insaurralde encarna  un Kirchnerismo más cercano al primer y segundo peronismo, desafío, poco cuidado por las formas y cambio,  que al tercero invocado por Massa.  Este clivaje le es funcional a Massa en el voto antikirchnerista, y a Insaurralde en el voto Kirchnerista.  Como señalan las encuestadoras, una parte importante de los que dicen que votarán  a Massa, creen que es el candidato del Kirchnerismo. En la medida que Insaurralde, CFK y la capilaridad de emisores del Kirchnerisnmo,  pongan a Massa fuera de este espacio conceptual del imaginario colectivo bonaerense, se resignificará la funcionalidad y eficacia de este clivaje a favor del candidato Insaurralde, y por el otro lado lo obligará a Massa a competir por el voto anti con las otras opciones anti.
Insaurralde en términos marcarios es, o podría ser contado como el estado que advierte la irregularidad, te la deja pasar y te da los elementos para que la próxima puedas estar a derecho. Massa te manda un funcionario para aplicarte la multa, te filma y lo pasa en TV, y con la plata de la multa paga el espacio y hace marketing.
El lenguaje representa al objeto como un mapa al territorio, pero el mapa no es el territorio, ni la imagen construida por el lenguaje es el objeto. El lenguaje tiene su lógica interna en la producción de sentido, y es una realidad distinta del objeto del cual se presenta como análogo. Este lenguaje genera percepciones que en muchos casos no son congruentes con el objetivo del discurso.
Insaurralde y Massa “hablan distinto”  este diferencial en el verbatim (lo que se dice) construye discursos y representaciones diferentes en los sujetos de elección. En el voto joven, está diferencia se potencia porque es transversal al clivaje gato-autentico.
Insaurralde dice lo que es y lo que no es, Massa se fortalece con el silencio y la ambigüedad. Todo lenguaje es una simulación, simular es imitar representar, reproducir pero también es fingir, engañar, mentir.
Desde lo funcional,  la acumulación en términos de preferencias en el voto joven se apoya en entre otros en dos clivajes específicos:
a)prohibido-permitido
b) institucionalizado-desinstitucionalizado
Para que la comunicación  con el segmento joven sea  emocionalmente persuasiva y técnicamente informativa, y  no al revés, se debe tener en cuenta que es más importante lo que dicen otros jóvenes, dentro o fuera de la tribu, por afirmación o por negación, que lo que dicen los padres, los medios o los políticos. Si los jóvenes cumplen con lo que está bien para los padres, incumplen con lo que está bien para los pares y la tribu, y viceversa. “No tomes, no entables relación con gente peligrosa, estudiá mucho, acóstate temprano, no te quedes hasta cualquier hora en la computadora” consejos sobre la vida sexual, las relaciones, el trabajo y finalmente la política.
En la mayoría de los casos donde las consecuencias no revisten inmediatez, amenaza o peligro, la tensión padres-tribu, se salda a favor de la tribu, por el peso del colectivo a la hora de la aprobación y legitimación social.
Para el joven,  identificación es amor, para los adultos identificación, es solo empatía.
Por eso en sectores donde los padres naturalmente se inclinan a adversar al gobierno nacional, la posibilidad de colonizar subjetividades por parte de Insaurralde se da desde una interpelación tribal y de segmento.
Esta colonización quirúrgica, debe apuntar a cruzar el clivaje prohibido-permitido planteando perspectivas de cambio,  y el clivaje  institucionalizado- desinstitucionalizado, planteando perspectivas emocionales de inclusión, integración y solución de problemáticas que preocupan al segmento.
El abordaje del sistema de preferencias del voto joven, un sistema dinámico y complejo, debe incluir  líneas de acción  estratégicas y específicas para el segmento, asumiendo demandas a convocatorias para enfrentar y forzar, reconocimiento, legitimación e institucionalización. Satisfacer deseos antes que necesidades. Es un voto emocional, complejo, inteligente y definitorio en cualquier elección.
Sin este tipo de abordajes, las opciones del voto joven se definen  en forma atomizada y desestructurada y en terrenos y clivajes de segmentos mayores.
Rubén Weinsteiner

Carrió y la lanatización del voto opositor

Carrió va a hacer una excelente elección en CABA, creo que en Octubre claramente puede quedarse con el primer lugar, porque es la expresión electoral de Lanata, en un contexto donde la lanatización le ha construido sentido y dado intensidad a sectores que adversan al gobierno.

#Votojoven y microsegmentación 3.0



Por Rubén Weinsteiner para EL PAÍS
La primera campaña de Obama  puso  en crisis muchas de las ideas sobre comunicación política,  y sobre la mesa de debate la utilización de la Web 2.0 en las campañas electorales.  La reciente campaña, volvió a poner en crisis una gran cantidad de ideas y sobre la mesa de debate, la micro segmentación 3.0 definida por variables blandas.
La primera campaña de Obama en 2008, disparó e instaló definitivamente  la utilización  de la web   y el concepto simétrico 2.0, en las campañas electorales.  A partir de allí nada fue igual, toda campaña electoral,  todo actor político o corporativo,  en cualquier lugar  del mundo,  incorporó en mayor o menor medida,  desarrollos 2.0 a su comunicación política.
La segunda campaña,  que finalizó hace pocos días con las elecciones que le dieron el triunfo por sobre Mit Romney,  vino a instalar definitivamente la microsegmentación 3.0 como tema.
Grandes números y pequeños datos
Facebook , Twitter y  otras redes y espacios ,  le permitieron al equipo de Obama obtener información, midiendo una cantidad inédita de variables,  construyendo modelos complejos  de grandes números,  con una enorme cantidad de variables e indicadores  operacionalizables, sistematizando  propuestas y preguntas,  induciendo reacciones y respuestas, operando sus investigadores  dentro de modelos- marcos segmentados  por  pertenencia y pertinencia.
Estos datos sirvieron para potenciar y maximizar la eficacia de cada llamado telefónico, cada timbre tocado, cada cuadra caminada por los candidatos. Teniendo en cuenta las especificidades de cada lugar, segmentos y eventos que congregan gente.
En la campaña de 2008,  el equipo tradicional y el 2.0 no sinergizaron información, esta vez el intercambio fue clave. Un integrante de esa campaña a modo de ejemplo  dijo “eramos como la CIA y el FBI antes del 11-S, teníamos mucha información pero no la intercambiábamos, no había sinergía”.
Con la enorme cantidad de datos que emergen de Facebook yTwitter entre otras plataformas,  se plantea la posibilidad de segmentar por variables blandas, es decir, lo que la gente hace, más que lo que la gente es, donde vota,  más que quien vota.
Del estudio de los perfiles en Facebook, de las mujeres entre 40 y 49 años de la Costa Oeste (un grupo demográfico que se había identificado como crucial para la construcción de votos y definitorio para el resultado) se concluyó que lo que más deseaban era disfrutar de una cena en Hollywood con George Clooney. Poco después, el presidente accedía “casualmente”  a participar, en la meca del cine, en una velada de campaña junto a ese actor de cine; acontecimiento para el que se hizo un sorteo dirigido a esas votantes, que tuvo una fuerte visibilidad y gran impacto en los segmentos objetivo.
Se investigó en Facebook,  quien podría trackear tanta antención en el segmento de mujeres 40 a 49 años de la Costa Este. La respuesta que surgió de los investigadores fue : Sarah Jessica Parker.  Obama acudió al mismísimo apartamento del West Village de la actriz de Sexo & the city,  para un acto con claro carácter político,  en el que también se sorteó la participación de las afortunadas asistentes.
Clooney y Parker no solo apoyaban públicamente a Obama, además las mujeres participaban, en forma presencial o por identificación,  con Obama y los actores en una instancia  emocional de altísimo impacto.
El estudio y la macro clasificación de los perfiles en micro segmentos,  determinó  los diferentes niveles de  permeabilidad de cada segmento  a los diferentes  estímulos narrativos y discursivos, cuales tendrían más predisposición a donar, cuales mayor predisposición a ser voluntarios de campaña, cuales a fiscalizar.
Se pudo establecer en tiempo real,  que es lo que más desean las mujeres de 25  a 35 en  Wisconsin, Iowa, New Jersey, Brooklyn o en Miami - Dade. El grupo más permeable resultó el de los que estaban suscriptos al mailing de 2008  y se habían borrado. Era mucho más eficaz un llamado local que uno de otro estado. Los e-mails impactaban más en el segmento 40-49 hombres que en cualquier otro segmento. El segmento 20-30 respondía muy positivamente al estímulo de anotarse para votar. Las mujeres de 45 a 60 viralizaban e-mails y posteos en facebook más que otros segmentos. Los ciclistas se comprometen  con las bajadas al territorio más que ningún otro grupo. Los jubilados hombres,  son más permeables que las jubiladas mujeres,  cuando se los interpela con un discurso económico, y las jubiladas mujeres cuando el abordaje va por la política exterior. Aquellos a quienes les interesa la pesca votan mayormente al partido republicano,  pero revelan altos niveles de labilidad en el voto. En las mujeres de entre 30 y 45 años en el estado de Virginia, prevalece una propuesta anti bullying por sobre  la lealtad histórica al partido republicano. Se detectó  una tendencia fuerte a la viralización, retweets, posteos  de datos duros y estadísticas,  en varios bastiones  urbanos republicanos del centro del país.
Una gran parte de los votantes indecisos participaban en la red social Reddit. En cuestión de días, tanto los asesores de la Casa Blanca como el propio presidente se registraron de pronto en esa red informativa y empezaron a responder las preguntas y aclarar las inquietudes de los miembros de Reddit.
Se descubrió que para ganar Florida,  era necesario impactar  en las  mujeres de entre 20 y 35 años del condado de Dade, se estudió su perfil y se averiguó que la mayor parte son fans de unas determinadas series de televisión. De inmediato, los espacios publicitarios de esos programas (como Sons of Anarchy o The Walking Dead) se llenaron de mensajes de Obama,  diseñados para convencer a las jóvenes del perfil buscado.
Con los datos de Facebook, twitter y otras redes se generaron softwares modelos macro, con los cuales se llegaron a hacer  hasta 66.000 simulaciones de votaciones municipales en una sola noche, y con esos mismos modelos muestreados en Facebook, se construyeron  rutas de timbreo.
Esos modelos sirvieron para maximizar el impacto de las publicidades, medidas estas, en relación a 2008,  se duplicó su eficacia.
.La segmentación por variables blandas debe objetivar  lo que la gente hace, lo que demanda y a quien se lo demanda, para poder interpelar , impactar y acumular con eficacia en el segmento objetivo.
La tendencia de ir por todo el espectro electoral,  es un denominador común, ir “a la carga barracas” por todo el padrón,  no solo no funciona,  sino que en términos de economía de fuerzas,  representa un desgaste superlativo.
Es importante concentrase en los segmentos elegidos, atacar en forma puntual, concentrada y masiva con gran intensidad de fuego y no distraerse.
Las  tres  dimensiones básicas y fundamentales  para desarrollar  un plan estratégico de interpelación de los micro segmentos  3.0 son :
a)   Ubicuidad
b)   Consonancia
c)   Acumulación
Ubicuidad: actuar donde están las personas objetivo,  ir adonde van, construyendo la sensación de omnipresencia, de estar en todas partes. Hablarle a las personas allí donde estén,  en La Web 2.0, en la TV, en la vía pública, gráfica, radio, en un estadio,  en un teatro, etc.
Consonancia: impactar en cada segmento de forma diferenciada y quirúrgica, comprometiendo intereses, emociones, necesidades y deseos específicos de cada segmento, esto desde los paradigmas 2.0 se vuelve más potente,  teniendo en cuenta que no es tan importante lo que decimos, como lo que lo el otro entiende.
Acumulación: La repetición, reproductibilidad y la presencia permanente en la Web 2.0, donde la gente reside, de un mismo mensaje durante un período prolongado, fijan y solidifican la base de sustentación cenéstesica del mensaje.
Las posibilidades de segmentar y comunicar en forma segmentada en la Web 3.0 nos permiten construir mensajes específicos y potentes. Un abordaje de 360 grados rodea a la persona,  y permite acumular por hermetismo y repetición.
Rubén Weinsteiner

Brasil : las clases medias emergentes

Entre la diversidad de interpretaciones sobre el multicausal y ciertamente desconcertante movimiento de protestas que se realiza en Brasil, leemos en Télam esta de filiación teórica de izquierda más tradiconal que coincide con las circulantes que pueblan las editoriales internacionales.

La interpretación clásica en esta oportunidad es elaborada por García Linera.
Para el vicepresidente de Bolivia, las protestas en Brasil son impulsadas por las clases medias emergentes

Álvaro García Linera afirmó que el estallido social que se produjo en Brasil se enmarca "en la lucha por la redistribución, impulsada por las clases medias emergentes".


El vicepresidente de Bolivia se expresó de ese modo durante una conferencia brindada en Buenos Aires, organizada por el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini, donde afirmó que no lo sorprendieron las protestas en Brasil.

Las manifestaciones en Brasil "son explosiones propias de clases medias emergentes en tiempos de expansión económica, que dan lugar a luchas por la redistribución", afirmó García Linera, citado por la agencia ANSA.

Al mismo tiempo, opinó que "los sindicatos retienen el valor cultural pero han perdido poder, porque ahora las mujeres son mayoría en muchos sectores industriales y van a trabajar con sus hijitos y los jóvenes requieren de una cultura discursiva diferente a la de la clase obrera tradicional".

"Ningún gobierno está vacunado contra el egoísmo corporativista pero lo importante es saber cómo se superan las contradicciones", reconoció García Linera.

En tal sentido, recordó que alrededor de 5.000 mineros se movilizaron hasta la Paz para reclamar un régimen de pensiones del ciento por ciento que "no existe en Estados Unidos ni en Suecia".

Esos mineros "tuvieron una mirada corporativista y egoísta, pero nosotros les dijimos que podían dinamitar la Casa de Gobierno que no íbamos a poner en riesgo la estabilidad del sistema de pensiones del resto de los bolivianos", completó García Linera.
En otro orden de cosas, el vicepresidente boliviano afirmó que "Unasur es el proceso revolucionario de nuestro tiempo".

"Las alianzas políticas deben profundizarse entre nosotros, los países de la región, con China podemos firmar alianzas comerciales pero no vamos a firmar alianzas políticas", afirmó García Linera, durante su disertación, que duró alrededor de cuatro horas.

En su paso por Argentina, García Linera recibió hoy la distinción de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de La Plata.

Octubre, como y donde se contruyen los votos?




 
 
Se nos viene encima un festival de encuestas , una lluvia de porcentajes, se acerca octubre. Para poder leer los datos en un contexto global y determinar cuanto contribuye cada distrito sobre el total de votos nacionales es necesario hacer algunas presiciones. Al respecto, las imágenes que abren este post (click sobre ellas para verlas mejor) muestran desagregado por regiones el peso electoral porcentual de cada distrito a nivel nacional, en otras palabras, de cada 100 votos positivos nacionales cuántos aporta cada uno. 

La determinación del aporte de votos positivos de cara a las elecciones de octubre de 2007 , se realizó tomando en cuenta el promedio de los niveles históricos de voto negativo (anulado, impugnado y blanco) y la magnitud del ausentismo en cada distrito nacional, registrado en las elecciones realizadas desde la recuperación democrática para elegir fórmula presidencial. Los resultados son muy contundentes: El 48,7% del voto positivo nacional se concentra en tan sólo dos distritos: Capital Federal y Provincia de Buenos Aires Dicho de otra manera, de cada 100 votos positivos nacionales, 10,6 se generan en Capital y 38,1 en la Provincia de Buenos Aires, 8,8 en Córdoba y 9 en Santa Fé, en tanto en Formosa por caso, se genera 1,1 en Jujuy 1,3 y en San Juan surgen 1,7 . 

En este sentido, debe considerarse que , por ejemplo, una diferencia electoral de 5 puntos en la Provincia de Buenos Aires del candidato A, sólo será compensada con una diferencia de 24 puntos en el NEA o 20 puntos en el NOA o al menos 9 puntos en la suma de Córdoba, Santa Fé y Entre Ríos del candidato B. Por este motivo, se afirma, abusando de una metáfora bélica de dudoso gusto , que la Provincia de Buenos Aires es madre de todas las batallas y el comportamiento de una fórmula en ese distrito estratégico define de manera concluyente su performance nacional. 

Este distrito entonces, es hoy el vértice electoral del FPV y sobre él estarán puestos todos los recursos materiales y simbólicos de la campaña electoral de cara a las legislativas de octubre. Del mismo modo, cualquier fuerza que quiera ser una alternativa electoral realmente existente a nivel nacional debe ser competitiva en tierras bonaerenses sí o sí, todo lo demás es literatura fantástica, fotogenia, fuegos de artificio por lo que , por ejemplo, el PRO, hoy sin candidato bonaerense para las legislativas 2013, encuentra su límite estructural para la spresidenciales 2015. 

En fin, sepamos que a la hora de analizar estudios de opinion y evaluar perspectivas electorales debemos observar que las asimetrías del voto positivo nacional, hacen que el peso del distrito bonaerense resulte abrumador y el comportamiento de la oferta electoral en esta región, decisivo.