Riesgosa protesta en las calles de Argentina, sin distancia social, expuestos al contagio y hostigando a la prensa


Protesta contra el gobierno en las calles de Argentina
Protesta contra el gobierno en las calles de Argentina (


    El simbólico Obelisco, un monumento emblemático de la capital Buenos Aires, se vio invadido por cientos de personas que ni siquiera mantuvieron la distancia recomendada de dos metros y agitaron banderas celestes y blancas en protesta contra la administración de Alberto Fernández.
    La escena se repetía en varios puntos del país, en ciudades como Córdoba y Santa Fe.
    Argentina tuvo su primer caso de Covid-19 el 2 de marzo y aplica estrictas medidas restrictivas desde el 20 de ese mes, lo que le ha dado resultados favorables en la contención de virus, hasta que, en las últimas semanas, la pandemia se disparó en Buenos Aires y su periferia.
    En esa zona, conocida como AMBA (Area Metropolitana de Buenos Aires), el gobierno ha vuelto atrás la flexibilizaciones para contener los contagios, que en el país suman más de 87 mil contagiados y más de 1.700 decesos.
    La convocatoria a protestar en las calles se divulgó través de las redes sociales y el gobierno acusa al núcleo duro de la oposición encabezada por el ex presidente Mauricio Macri como disparadores del enojo social.
    Voceros del oficialismo hablan de la existencia de sofisticados equipos de difusión en redes, que la oposición desmiente, pero está instalado el concepto de "ejército de trolls" y se señala al ex jefe de ganinete Marcos Peña como su operador.
    Un Macri relegado junto a los más extremistas de su partido por Larreta y los moderados, denunció  en una entrevista que le realizó por zoom el periodista peruano Alvaro Vargas Llosa, que el "gobierno ha intentado en la pandemia avanzar sobre la libertad de expresión, el funcionamiento de la justicia, la independencia de los poderes y la propiedad privada".

“Hace poco leí un libro”

Lo primero que hace Macri es destacar la frase que inicia esta nota. Considera que el mundo “tomó decisiones extremas y estúpidas” para enfrentar la pandemia. Y sorprende con la confesión de que hace poco leyó un libro, y “lo volví a releer” asegura orgulloso, donde el médico sueco Hans Rosling sostiene que para tomar estas decisiones no hay que guiarse por “el miedo o la intuición” sino “por los datos”.

    Pero en la oposición argentina no todos piensan igual. La ex gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal -del mismo partido conservador de Macri (PRO)- se definió como "pro cuarentena".
Incidentes en el Obelisco en una marcha de manifestantes ...
    "El aislamiento social, el incremento de la cantidad de tests y la cuarentena, son las únicas armas con las que contamos para afrontar la pandemia" y, por lo tanto, "yo apoyo la cuarentena extendida", dijo Vidal y dijo que hay que ayudar al gobierno a realizar un "trabajo para que se tome conciencia" en la sociedad de que nada volverá a ser como antes.
    El presidente Fernández, celebró hoy, de forma virtual, el acto por la conmemoración del Día de la Independencia, con un llamado a la unidad del país en medio de la epidemia del coronavirus, agudizada en casos y fallecidos en los últimos días.
    La convocatoria de protesta, en coincidencia con el 9 de julio, contiene nueve proclamas, entre ellas: "no más cuarentena salvaje", "soluciones para el sector de Salud y de la Policía", "apertura y soluciones para el sector comercial" y "no más ataques al campo".
    Un cartel agitado frente a la Residencia de Olivos, morada del presidente en las periferia de Buenos Aires, resumía el espíritu de la convocatoria: "marchamos contra el comunismo".

La CGT repudió “enérgicamente la violencia sufrida por periodistas de C5N” y reiteró “enfáticamente que la violencia es el límite”. Radio y Televisón Argentina (RTA) señaló que “la intolerancia demostrada” por los agresores “nos degrada como sociedad y nos demora en el camino de la necesaria unidad de todos los argentinos”. El Sindicato de Televisión (SATSAID) exigió que “se castigue con todo el peso de la ley a los intolerantes y violentos” que atacaron a la prensa, y responsabilizó “a la policía metropolitana y al gobierno de CABA por los delitos cometidos”.

“Mi solidaridad con los periodistas y trabajadores de C5N y repudio fuertemente el hecho”, expresó Rodríguez Larreta. “He pedido que se realice la denuncia de oficio y que se avance sobre la investigación para identificar a los agresores y ponerlos a disposición de la Justicia. La libertad de expresión es el camino. No así la agresión”, destacó el principal dirigente de Cambiemos en funciones. El Pro, cuando su silencio era estruendoso, difundió un comunicado para “decirles a esos manifestantes que la violencia nunca es el camino, mucho menos en una marcha para defender, entre otros valores, la libertad de prensa”.