El oro bajó un 28% en 2013, su peor caída en 32 años


Cerró a u$s1.202,60 la onza. El metal precioso se derrumbó debido a que las perspectivas de una recuperación económica mundial llevaron a inversores a optar por activos más riesgosos
El oro concluyó el 2013 con su peor caída en 32 años, con un descenso del 28% anual, a u$s1.202,60 la onza.    A su vez, marca una caída del 60% desde su tope histórico el 6 de septiembre de 2011 cuando alcanzó los 1.923 dólares.

El abrupto descenso se produjo por las perspectivas de una recuperación económica global que llevó a inversores a optar por activos más riesgosos, en el primer ejercicio de pérdidas anuales en el metal desde 2000.

Tras una tendencia alcista de doce años, el oro perdió casi 30% en el 2013, en momentos en que la Reserva Federal de Estados Unidos comenzó a recortar sus estímulos lentamente.

Años de políticas monetarias expansiva para apuntalar la economía habían impulsado el precio del oro a máximos históricos de u$s1.920,30 la onza en septiembre de 2011.